Investigación

La SEC persigue un fraude que usó de gancho la emigración a España

Concorde America se disparó en Bolsa tras comunicar que había llegado a un acuerdo con el Gobierno español para traer a nuestro país 200.000 inmigrantes latinoamericanos a cambio de 2.600 millones de dólares (unos 2.000 millones de euros). Cuando se supo que todo era mentira, la acción se desplomó. La Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) ha llevado el caso el mes pasado a los tribunales de Florida.

La política migratoria del Gobierno español se ha convertido en absurda coartada de un fraude bursátil que está siendo perseguido por las autoridades estadounidenses. Una empresa fantasma se disparó en Bolsa el año pasado tras anunciar un acuerdo con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para traer a España inmigrantes latinoamericanos a cambio de 2.600 millones de dólares, según relata el escrito de demanda de la SEC, al que ha tenido acceso Cinco Días. La denuncia fue presentada el 14 de febrero en los tribunales de Florida.

Concorde America es una empresa con sus oficinas en Boca Ratón (Florida). Proclama como objeto social la contratación de latinoamericanos para trabajar en Europa, pero no consta que nunca haya puesto en práctica de verdad ese negocio. Su presidente, Hartley Lord, tiene antecedentes por manipulación bursátil.

Si hubiera un concurso de notas de prensa disparatadas, las de Concorde America estarían entre las favoritas para llevarse el primer premio. La empresa descubrió el verano pasado el negocio del siglo: llevar inmigrantes latinoamericanos a trabajar a Europa.

La acción triplicó su valor por las falsedades y luego cayó el 99%

La empresa presentó entonces un acuerdo con el Gobierno español -en otras ocasiones se identificaba como contraparte a la empresa Almerimar, según la SEC- para facilitar 150.000 inmigrantes en 2004 y otros 50.000 trabajadores más en 2005.

Los responsables e la compañía difundieron a continuación informes de supuestos analistas y asesores financieros que cifraban el importe del acuerdo con el Gobierno español en 2.600 millones de dólares.

La burbuja bursátil que disparó la cotización de la empresa fantasma se infló a través de dos sitios web, según el relato del regulador estadounidense: winningstockspicks.net y uspennystocks.com, controlados o manipulados por los inculpados. En el primero se citaba a Concorde como una 'elección ganadora', con un precio proyectado de 30 dólares. En el segundo, el objetivo a seis meses era subir en seis meses de los menos de tres dólares a que cotizaba hasta 38 dólares por acción.

Un análisis de otro acusado difundido por ambos sitios web elevaba la proyección a 84 dólares en un plazo de 12 a 18 meses. Como la cosa iba de inmigrantes latinoamericanos, entre los datos para acreditar la experiencia del analista se citaban sus 'cinco años de estancia en Suramérica'. La SEC es contundente: 'Eludía un pequeño detalle: los 'cinco años de estancia en Suramérica' fueron en una cárcel de Bolivia en la que cumplía condena por tráfico de drogas'. Por supuesto, los analistas que se ocuparon de loar a Concorde estaban a sueldo de la empresa, según la SEC.

En sus notas de prensa, Concorde sostenía que su acuerdo con España para proveer 200.000 empleados era sólo la punta del iceberg de su negocio. La empresa sostenía que había desarrollado una solución única para cubrir la carencia de trabajadores en sectores como la agricultura, hostelería, sanidad, seguridad y otros.

'En la práctica, cada afirmación de la nota de prensa era falsa', dice la SEC en su demanda ante los tribunales de Florida. Hubo una nota posterior con algunas matizaciones, pero 'el segundo comunicado no era más veraz que el primero', según la SEC, que señala que incluía personas de contacto inexistentes y citas inventadas, al tiempo que omitía que la empresa nunca había colocado a ningún trabajador en ningún sitio ni tenía ninguna clase de ingresos.

Concorde emitió unos días después otro comunicado en que desautorizaba los dos primeros y se desvinculaba de los mismos. La acción, que había triplicado su precio en un par de semanas, cayó un 72% en una sesión, de 8,90 a 2,51 dólares. Ahora cotiza a 0,09 dólares, con lo que acumula un retroceso del 99% desde el máximo que tocó al calor de las falsas noticias. Los responsables de la trama se embolsaron unos nueve millones de dólares, según la SEC.

Experiencia probada

Uno de los supuestos analistas que infló el valor de la empresa presumía de sus cinco años de estancia en Latinoamérica. 'Omitía un pequeño detalle', dice la SEC. 'Esos cinco años de estancia fueron en una cárcel de Bolivia por tráfico de drogas'.

Protagonistas de dos engaños simultáneos

Los mismos acusados del fraude bursátil que tomó como gancho un falso contrato multimillonario con el Gobierno español cometieron a la vez otro engaño del mismo tipo, según la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos.

La empresa objeto del segundo fraude fue Absolute Health, que cotizaba también en mercados no organizados, como Concorde America. Absolute Health se presentó como una empresa dedicada al negocio de los gimnasios y centros deportivos. Los acusados del fraude crearon una fachada para la empresa (página web, campañas publicitarias, vídeos promocionales), pero dentro no había nada. Falsas recomendaciones de falsos expertos difundidas por internet hicieron que la acción se multiplicase por 10, generando un beneficio de 14 millones de dólares para los acusados. La SEC suspendió la cotización al descubrir el engaño.