Divisas

La Fed advierte sobre la inflación y presiona al euro

La moneda única ha entrado en una racha negativa inesperada. Cinco sesiones bajistas bastaron para que el euro haya perdido el tope psicológico de los 1,3 dólares por primera vez en más de un mes. Después de tres años consecutivos de alzas, la moneda única pierde en lo que va de año más de un 4%. La decisión el martes pasado de la Fed de subir los tipos al 2,75% y la advertencia de la entidad sobre las crecientes presiones inflacionarias han acelerado las pérdidas de la moneda europea.

El hecho es que invertir en EE UU empieza a ser más atractivo que hacerlo en Europa. Por valoración, las persistentes caídas de Wall Street han hecho que las acciones de compañías estadounidenses estén menos sobrecompradas de lo que estaban hace un año. Al mismo tiempo, mientras se espera un cierto estancamiento económico en la eurozona, la previsiones de crecimiento de PIB en EE UU se mantienen entre el 3% y el 4%. Por último, el diferencial de tipos cada vez más ancho (está casi descartado que el BCE suba los tipos desde el 2% actual antes del tercer trimestre) multiplica el atractivo de EE UU y del dólar.

'Comparen nuestro crecimiento con el de Asia y Europa. Está claro que la Fed no va a dejar de subir tipos', explica un estratega de Fortis Bank en Nueva York, en declaraciones a Bloomberg. De hecho, en el mercado de futuros de Chicago, los inversores están apostando por tipos al 4% en EE UU para el mes de diciembre. En cualquier caso, el camino del dólar no está claro y algunos expertos definen las últimas subidas como un mero rally de Semana Santa. 'Me sorprendería mucho que el euro rompiera el mínimo anual de 1,2780 dólares', confiesa un operador de ING. 'Un cambio a 1,28 sería, de hecho, un buen nivel para empezar a vender dólares'.

El yen

La divisa estadounidense ha registrado la mayor racha apreciadora contra el yen en un año. En sólo seis sesiones, el dólar ha pasado de 104 yenes a cambiarse por más de 106 yenes. Con todo, el billete verde aún está lejos de los 111 yenes registrados en octubre.