CincoSentidos

Sobrevivir en los tiempos de la crisis del disco

El cierre de Madrid Rock se ha erigido en el símbolo de la crisis del sector discográfico en las últimas semanas. Una decisión que la empresa aduce a 'la piratería y al desprestigio del soporte' y los 46 trabajadores del establecimiento de la Gran Vía madrileña a 'una operación inmobiliaria' en la que el local hubiera sido vendido ya, según los rumores, a Inditex, algo que desmienten los propietarios. Si uno de los buques insignia para los melómanos de Madrid se hunde, ¿cómo viven las pequeñas y grandes tiendas la aducida crisis? ¿Cómo sobrevivir a la cultura MP3?

Las versiones son para todos los gustos, pero no hay quien niegue que la caída en la venta de discos está cambiando el modelo de distribución. Desde la Asociación Nacional de Empresas Distribuidoras de Discos, Anedi, que prepara en su página web un servicio de bajada de MP3 bajo pago, su portavoz, Mónica Sevil, comenta que las tiendas de música están sobreviviendo bien a través de 'la superespecialización o de la diversificación de productos'. Las que perviven son las tiendas especializadas en géneros (Melocotón en rock de los sesenta a la actualidad, o Rotor en música de vanguardia) o los establecimientos que han decidido volcarse en el concepto de multitienda, que amplía su distribución a libros, DVD o videojuegos y cuyas pérdidas en la venta de discos subsanan a través de otros productos (como puede ser la cadena Crisol o Fnac). Desde Crisol se afirma que la sección de discos no está aportando ningún beneficio al negocio y se mantiene porque es parte del concepto del establecimiento.

Desde Discos del Sur, que cerró su tienda a pie de calle hace un año pero que mantiene una tienda-almacén en el Paseo de los Melancólicos, se asegura que su salvación ha sido la venta por catálogo, puesto que la venta directa en tienda había bajado alrededor de un 50% hacía año y medio. 'Está cambiando la cultura de ir a una tienda a rebuscar discos, ahora las búsquedas se hacen por internet', estiman fuentes de la empresa, que matizan que el elevado precio de los discos y la piratería son otras de piezas del puzzle de la crisis del sector.

'La crisis afecta, sobre todo, a la música más comercial'

La compraventa de material discográfico es otra de las opciones para acotar la dependencia de las discográficas, a las que Anedi atribuye gran parte de culpa de la crisis. 'Las discográficas obligan a la pequeña tienda a comprar en firme e imponen los mismos criterios que a una gran superficie', comenta Sevil.

En esta tendencia, existe un caso especialmente ilustrativo: la cadena de franquicias Daily Price que inició su andadura en Gran Canaria en 1999, en la época en que la piratería comenzaba a ser un fenómeno más que molesto para la industria. Desde entonces, el concepto de compra venta de discos mediante un sistema informático que hace oscilar los precios de los discos diariamente se ha extendido a un ritmo vertiginoso hasta llegar a un total de 100 tiendas repartidas por la geografía española. Muchas tiendas tradicionales han ido incorporando esta modalidad de negocio, según admite Lartaum Pérez desde la central de Daily Price.

La opinión discrepante viene de Eduardo Pura, de Discos Melocotón, que estima que lo que está en juego es la cultura musical. 'Se ha perdido la iniciativa de enseñar nuevos artistas por culpa de las listas de éxito y de los medios de comunicación'. A pesar de que reconoce un cierto daño de la piratería, no estima que sea el principal problema sino la excesiva mercantilización de la música.

Pero no todo son malas noticias para los melómanos madrileños. El cierre de Madrid Rock ha impulsado la apertura en aproximadamente un mes de una de las tiendas de música independiente con más arraigo de Barcelona, CD Drome. Jordi Raich, del mencionado establecimiento, reconoce que esperan recoger mucha de la clientela que Madrid Rock ha dejado huérfana. Estima que la piratería afecta sobre todo a la música más comercial, que es la que se vende en el top manta. Las tiendas de música especializada y más selecta tienen a su clientela ganada.

Un cierre conflictivo todavía sin desenlace

Desde que el pasado febrero Madrid Rock anunciara el cierre de su tienda en la Gran Vía, la historia se ha tornado en un culebrón de desavenencias entre los propietarios y sus 46 empleados. Pasado ya un mes, el desacuerdo entre los trabajadores y la dirección en torno a las condiciones de despido continúa.

La última oferta, según Aurora Motiño, del comité de empresa, ha sido una indemnización de 33 días por año trabajado o bien de 45 con un tope de 12 mensualidades, algo que los empleados han rechazado calificando la oferta de 'injusta' porque, de esta manera, una persona que llevara 18 años en la empresa cobraría un máximo de un año.

Esto ha llevado el expediente de regulación a manos de la Comunidad de Madrid, que será quien arbitre ahora una solución al conflicto. La crispación ha ido en aumento, mientras los rumores de que Inditex ocupará el local de 3.000 metros cuadrados no han acabado de desmentirse. Por el momento, la fecha en que la mítica tienda eche el cerrojo definitivo sigue en el aire.