TRIBUNA

La ampliación de la UE en los negocios

La estrategia de las empresas europeas ha cambiado con la ampliación de la UE hace ahora 10 meses. El autor analiza los riesgos y las oportunidades que se plantean en cada uno de los sectores más importantes en los nuevos países miembros

La ampliación a 25 países de la UE ha supuesto la creación de un mercado potencial de consumidores de 450 millones de personas y un significativo incremento en la demanda de bienes y servicios por la población de los 10 nuevos miembros. Las empresas y los hombres de negocios ven en la UE un marco normativo de referencia estable y transparente, donde las regla del juego, homogéneas y armonizadas, resultan claras y precisas en el avance hacia un mercado sin barreras, cada vez mas libre. Resulta imprescindible reflexionar sobre el impacto que la situación de los nuevos miembros de la UE tiene sobre las personas, físicas u jurídicas, que desarrollan actividades empresariales en alguno de ellos.

Diferentes encuestas realizadas en distintos países europeos con anterioridad a la ampliación pusieron de manifiesto una nula atención hacia este acontecimiento, incluso entre los empresarios y empresas con actividad en los países implicados. Es decir, una subestimación de los efectos que para sus negocios podría suponer la entrada en la UE de esos 10 países.

La metodología de EU Managing the Accessión Process, para la aproximación y el análisis de la nueva situación, tiene el doble propósito de colaborar y ayudar a las empresas a gestionar los cambios que se puedan poner de manifiesto y afectar al desarrollo de sus proyectos empresariales en tales países, así como a procurar optimizar los beneficios y las oportunidades que la incorporación de dichos países a la UE pueda suponer para sus negocios. En síntesis, esta metodología consta de:

La industria química de los nuevos socios de la Unión es uno de los sectores con mayores posibilidades de recibir importantes inversiones

l Análisis del impacto en los negocios y los hechos diferenciales más significativos, desde la perspectiva de la normativa comunitaria, entre el antes y el después del 1 de mayo de 2004.

l Identificación de las grandes áreas afectadas y necesitadas de gestión específica, bajo la dirección de un coordinador de programas por unidades de negocio.

l Análisis sobre la debida y correcta alineación de todos los sistemas y procesos con el hecho de la integración de un determinado país en la UE.

l Análisis sobre la gestión globalizada de los cambios, dado que pueden afectar a diversos colectivos internos y externos y a distintos departamentos de la empresa y todos deben reconocer los cambios que supone.

l Análisis sobre la gestión del conocimiento. Distintas materias pueden ser analizadas desde el reconocimiento de best practices que estudios disponibles sobre distintas materias han puesto de manifiesto.

l Adecuada estrategia de los negocios considerando no sólo la actual composición y dimensión del mercado en la UE, sino también considerando las futuras próximas ampliaciones.

Veamos los riesgos y las oportunidades que se plantean para cada uno de los sectores más importantes de los nuevos países miembros.

l Industria del acero: retos muy significativos en relación con la sobrecapacidad, la baja productividad y los altísimos costes de producción que afectan significativamente a este sector. Esta industria debe reestructurarse para poder ser viable en un mercado único, libre y sin ayudas públicas.

l Sector del automóvil: aumento potencial del mercado para los actuales productores. Deslocalización de los actuales centros de producción a favor de los nuevos miembros, debido a unos menores costes de una mano de obra razonablemente especializada. Necesidad de acomodar y armonizar la producción a los requerimientos técnicos de la UE, básicamente en los campos de la seguridad y la protección medioambiental.

l Sector farmacéutico: todos los productos, para poder ser comercializados en el resto de los países de la UE, deben cumplir con los requisitos de los registros europeos. La mayor parte de los nuevos miembros de la UE han adaptado ya sus legislaciones a los requerimientos comunitarios.

l Telecomunicaciones: debido al retraso histórico en estos países, los mayores operadores mundiales han tomado el liderazgo del desarrollo en los distintos mercados locales.

l Sector financiero: otro sector con retraso histórico. En los últimos años ya se han puesto de manifiesto claras conexiones entre los operadores locales y los internacionales y con las instituciones financieras mundiales. Se espera un desarrollo espectacular de la banca corporativa.

l Industria química: uno de los sectores con mayor potencialidad y mayores posibilidades de recibir importante inversión extranjera y nuevas tecnologías. Sin embargo, en estos países necesita de un periodo, que puede resultar difícil, de ajuste a las exigencias comunitarias en seguridad, medio ambiente, etcétera.

l Sector textil: como consecuencia de las deslocalizaciones producidas en las últimas décadas, aparece como uno de los sectores más significativos. Se plantea el reto de la competitividad (salarios, productividad...) respecto a localizaciones próximas pero fuera de la UE (Balcanes, Ucrania, países africanos ribereños del Mediterráneo...).