CincoSentidos

Bienestar a medida

Si no sabes quién eres, no sabes hasta dónde puedes llegar'. Esta sentencia de Angelo Caroli, dicha mientras toma un botellín de agua en la cafetería de su nuevo centro de Madrid, resume el espíritu de su cadena de salones de belleza y de salud integral, Caroli Health Club. No se trata de nuevas revisiones de la filosofía oriental, es la aplicación práctica de un modelo que reúne los conceptos de SPA (del latín salus per aqua), el gimnasio y el centro de estética y que cuenta ya con 15 centros repartidos por todo el mundo desde que abriera el primero en Milán en 1997.

Hay que empezar por la persona y no por el tratamiento o, al menos, así lo ve el que en Italia se ha dado en llamar el 'señor del bienestar' y que lleva 15 años elaborando un modelo propio. No se trata de, por intuición o apetencia, comenzar a hacer yoga o a matar las grasas a base de sesiones kilométricas en la bicicleta estática. Quien entre a formar parte del club recibirá 'un reconocimiento médico completo que incluye desde un estudio del porcentaje de grasas y músculos del cuerpo a un test de intolerancias alimenticias para luego diseñar el menú de ejercicios y alimentación que mejor le vaya al cliente', concreta Caroli, nacido en Brindisi (Italia) hace 38 años.

Es el traje hecho a medida, exclusivo y personalizado. Así quiere ser el servicio de estos centros que no admiten a más de 500 socios. Nada de aglomeraciones y menos de perderse buscando al monitor para que explique la tabla de ejercicios. El sello del CHC (Caroli Health Club) es el del cara a cara: un entrenador personal por cliente que, llegado el caso, también se traslada a casa o va de viaje de negocios. Nadie va por libre en el club y no hay clases colectivas.

Nutricionistas, masajistas, entrenadores y psicoterapeutas forman parte del engranaje de seguimiento de cada cliente. Cada dos meses, se hace una revisión del plan personal de entrenamiento y belleza para controlar la evolución. 'Se trata de crear un estilo de vida, sano y acorde para sacar el mayor potencial de cada uno', comenta el fundador de un club que ha esparcido sus dominios a una gama de productos propios que van desde una línea de belleza, a ropa deportiva y los llamados amenities para hoteles de lujo (productos de higiene para el baño).

El centro recién inaugurado en la madrileña calle Serrano es sólo la primera pieza de los 20 que están previstos en España (cinco estarán en Madrid). Se trata de un espacio de 700 metros con sala de fitness, pilates, área de relajación, hamman, centro de estética, restaurante y pantallas planas de televisión con la CNN repartidas por las distintas salas. Una puesta a punto que ha necesitado un millón y medio de euros de inversión y cuya previsión de facturación por centro y año es de dos millones de euros.