Previsiones

Las inmobiliarias prevén otro año de beneficios récord

El sector inmobiliario sigue registrando año tras año beneficios récord. El ejercicio 2004 fue uno de los mejores de su historia, pese a los augurios que anunciaban una caída de precios de la vivienda. Las ocho grandes compañías que cotizan en Bolsa prevén que este año se registrarán aumentos similares.

El sector inmobiliario ha enlazado el cuarto año consecutivo de beneficios récord. El boom de la vivienda, por tanto, parece no remitir. En 2004, las ocho grandes inmobiliarias cotizadas ganaron un 21,3% más que en 2003, de 657,1 millones hasta 797,1 millones. La cifra de negocio, que aumentó un 26% el pasado ejercicio, hasta 3.145,6 millones, demuestra también el inmejorable momento que vive el sector.

Las principales empresas cotizadas esperan, además, que este ejercicio sea igual de provechoso que el anterior. No se prevén descensos significativos en el precio de la vivienda ni tampoco subidas exageradas de tipos de interés, con lo cual el negocio de la promoción inmobiliaria, en el que se apoyan casi todas las compañías, seguirá viento en popa.

Un ejemplo de esta tendencia se puede comprobar observando las cifras de Urbis y de Fadesa. Ambas empresas, que basan su negocio en la venta de pisos, fueron las que más aumentaron los beneficios durante el pasado ejercicio, un 34,8% la primera (hasta 123,4 millones), y un 41,4% la inmobiliaria gallega (hasta 120,3 millones).

El 'efecto vivienda' se ha dejado sentir también, pero en negativo, en otras compañías. Inmocaral, que bajó un 63,4% sus beneficios anuales, asegura que la caída de la facturación se debe a la ausencia de ingresos procedentes de promoción y venta de viviendas, frente a los 3,98 millones que esta actividad generó el pasado año.

A las óptimas previsiones para la promoción de vivienda residencial se suma también la recuperación del mercado de oficinas, tras varios años de caídas de precio. Metrovacesa, una de las inmobiliarias más fuertes en ese segmento, ha reforzado su patrimonio de parques empresariales previendo un empuje de la demanda.

De hecho, los beneficios de 232 millones que registró la empresa en 2004 se apoyaron en el alquiler de oficinas. Esa área, más su política de venta de activos no rentables, proporcionó a Metrovacesa una cifra de negocio de 863,2 millones, un 18,3% más que el año anterior. También el resultado bruto de explotación creció a muy altos niveles, desde 245,4 millones en 2003 hasta 399,1 el pasado ejercicio (un 62,6% más).

También Colonial prefiere el modelo de negocio de Metrovacesa, menos centrado en la vivienda residencial. La compañía presidida por Alfonso Cortina arrojó el año pasado unas ganancias de 118,7 millones, un 37,4% más que en 2003. La cifra de negocio aumentó un 51,4%, debido en buena parte a la incorporación en sus cuentas de los resultados de Société Fonciére Lyonnaise (SFL), la inmobiliaria francesa dedicada a alquiler de oficinas y locales comerciales que compró en junio.

Desembarco de los fondos extranjeros

'Este año será otro año récord', confirma Adolfo Ramírez Escudero, director general adjunto de la consultora CB Richard Ellis. Según este experto, las inmobiliarias volverán a tener beneficios, aunque la facturación por vivienda crecerá a un ritmo menor por la ligera ralentización que se dará en el mercado. El sector de oficinas vivirá un año dorado con una subida de precios. Se prevé que los fondos extranjeros realicen operaciones de inversión.