Junta de accionistas

La entidad pretende consolidarse entre las diez primeras del mundo

La pasión por el cliente, una expresión que utilizó con entrega en reiteradas ocasiones Francisco González al final de su intervención en la junta general, quizás le confundió al presidente del BBVA. En el discurso que se hizo llegar a los accionistas vaticinaba que dentro de tres a cinco años 'queremos ver al BBVA consolidada entre las diez primeras entidades mundiales por capitalización bursátil'. Cuando habló, evitó buscarle un lugar en el ranking pero si dijo que iba a ser una de las entidades de referencia en el sector financiero a nivel internacional.

González se refugió en los datos para apoyar sus argumentos a futuro. Así expuso que hace tres años, justo cuando el actual equipo ejecutivo asumió la gestión del BBVA, la capitalización bursátil de la entidad financiera con sede en Bilbao, ocupaba el puesto veinticinco en el concierto financiero internacional. Hoy, dijo, 'es la decimosexta entidad'.

El BBVA, según la interpretación que hizo Francisco González, tiene un antes y un después. El antes, es decir el periodo que abarca desde finales del siglo pasado hasta 2002, se apostó por la expansión en Latinoamérica, iniciada por el anterior equipo gestor e instrumentada en buena parte por el actual consejero delegado, José Ignacio Gorigolzarri. Los resultados de estas decisión estratégica, tras varios ejercicios críticos, comienzan a rentabilizarse ahora con el máximo órgano de gobierno renovado en su práctica totalidad. El después empieza en 2002. González adujo para validar estas tesis que los resultados y las perspectivas del grupo financiero no son fruto de la casualidad 'sino que son la consecuencia de un planteamiento estratégico y coherente y de un trabajo sistemático'.

Apuesta por crecer con más red en España y Portugal

BBVA 4,33 0,30%

El primer ejecutivo del BBVA quiso enseñar la senda a los accionistas para colocar a la entidad financiera en un sitio destacado, a la vez que buscó su complicidad para conseguir este objetivo. 'Estamos en el camino de hacer de BBVA una referencia emblemática de la industria financiera', afirmó. A renglón seguido manifestó que hay que aplicarse y que todavía se puede mejorar en la medida que hay que hacer mucho más . Y tiró de listado. Más al servicio de los accionistas, de 'nuestros colaboradores plantilla, de nuestros clientes y mucho más al servicio de todas las sociedades en las que operamos'.

Los planteamientos para crecer están claramente marcados. El BBVA quiere crecer en banca minorista en España y Portugal con una expansión de la red y crecimiento sustancial en el negocio hipotecario (+15%). Pretende extender su modelo de franquicia de clientes a Latinoamérica en banca mayorista y de inversiones, entrar en el mercado asiático y dar un mayor músculo a sus filiales en Estados Unidos.

Crecimiento corporativo Atentos para nuevas compras

El crecimiento corporativo parece que le ha salido rentable al BBVA, al menos en los últimos ejercicios. Sus compras en Latinoamérica aportaron el 39% del beneficio del grupo. Y, México, donde ha realizado la mayor parte de su inversión, supuso el 26,5% del conjunto de la entidad y un 68% del total de Latinoamérica. Todavía, este país tiene un largo recorrido de negocio, según José Ignacio Goirigolzarri, sobre todo porque se ha planteado como base de operaciones para incrementar su presencia en Estados Unidos. Con este panorama positivo, el BBVA no quiere perder la vista ante nuevas adquisiciones. Así González dijo que en 2005 seguirán muy atentos 'a todas las oportunidades que surjan de crecimiento no orgánico'.

Histórico La junta bate todos las marcas

La junta de accionistas del BBVA ya tiene un lugar destacado en sus más de 150 años de existencia. La convocatoria batió todas las marcas: la del tiempo que duró, la de que, por primera vez, había más capital presente que representado y la del número de accionistas que se decidieron a realizar sus comentarios. La junta se desarrolló durante cuatro horas y veinte minutos, un récord sólo superado en la reciente historia de la banca española por Banesto una vez intervenida la entidad por el Banco de España. El capital presente se situó en el 31,07% y el representado en el 25,16%. Y, en total, fueron 20 los accionistas que se acercaron al atril. Gran parte para mayor gloria del presidente. El resto para criticar su gestión.