Ejecución presupuestaria

Las Administraciones Públicas cerraron 2004 con un déficit de 2.254 millones, el 0,28% del PIB

Las Administraciones Públicas cerraron 2004 con un déficit de 2.254 millones de euros, el 0,28% del PIB, en términos de Contabilidad Nacional, según los datos facilitados hoy por el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes.

Las Administraciones Públicas cerraron 2004 con un déficit de 2.254 millones de euros, el 0,28% del PIB, en términos de Contabilidad Nacional, según los datos facilitados hoy por el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes.

Este resultado es consecuencia básicamente de la asunción por el Estado de deuda de Renfe por 5.459 millones de euros (el 0,68% del PIB). Si se descontara esta cantidad el conjunto de las Administraciones Públicas hubieran registrado un superávit de 3.205 millones en 2004, el 0,40% del PIB.

El déficit del Estado fue del 1,27% y el de los administraciones territoriales del 0,04%, que se compensó con el superávit del 1,02% del PIB registrado por la Seguridad Social.

El resultado final es inferior al previsto en el Programa de Estabilidad (0,8% del PIB). Solbes explicó que el deterioro del saldo presupuestario desde el superávit del 0,32% de 2003 se debió a la "operación de transparencia" realizada por el Ejecutivo, que hizo en las cuentas del Estado una serie de ajustes en contabilidad nacional y asumió la deuda de Renfe y el pago pendiente a Andalucía.

Así, a la previsión de déficit del Estado recogida en los presupuestos para 2004 (0,44% del PIB) se sumó un 0,35% por los ajustes, un uno por ciento por las operaciones no recurrentes (0,68% de la deuda de Renfe y 0,31% del pago a Andalucía) y un 0,18 por ciento por mayores gastos derivados del Prestige y del aval del crédito del ICO a Argentina).

La mejora de los ingresos y la reducción de los intereses (cuyo impacto positivo sobre el déficit del Estado el Gobierno cifra en el 0,44 y el 0,3% del PIB, respectivamente) dejó el déficit del Estado en el 1,23% del PIB y en el 1,27% al añadir los Organismos Autónomos.

Mejora menor de lo previsto

El secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Miguel Angel Fernández Ordóñez, reseñó que el saldo de las comunidades autónomas no ha empeorado, sino que "ha mejorado menos" de lo previsto, debido, en su opinión, a que algunas han incorporado a sus cuentas el "déficit sanitario oculto" y otras han modificado el modo de contabilizar algunas empresas públicas.

Respecto a la ejecución presupuestaria del Estado, su déficit final de año en contabilidad nacional se situó en 9.863 millones de euros, cinco veces más que en 2003, aunque si se excluyen las operaciones atípicas hubiera sido de 1.904 millones de euro, el 1,7% menos que un año antes.

En términos de caja -que contabiliza los ingresos y los gastos cuando se efectúan y no cuando se comprometen como hace la contabilidad nacional-, el Estado tuvo un superávit de 527 millones de euros, frente al déficit de 4.132 millones de 2003.

Fernández Ordóñez subrayó que es la primera vez en la historia de la democracia que el Estado alcanza superávit de caja, gracias fundamentalmente a la evolución de los ingresos.