Telefonía movil

El UMTS tendrá 70 millones de usuarios este año, de los que el 5% estará en España

El mayor fabricante de móviles del mundo, Nokia, calcula que al finalizar el presente ejercicio habrá 70 millones de usuarios de terminales de tercera generación en todo el mundo, de los que el mercado español aportará 3,4 millones de personas. Estos datos fueron revelados ayer en el Congreso mundial 3GSM que se celebra en Cannes por el vicepresidente de la multinacional, Simon Beresford Wylie.

El pasado año 2004 terminó con 12 millones de clientes de telefonía UMTS en todo el planeta (con excepción de Japón que utiliza el estándar WCDMA), sobre un total de 1.490 millones de personas con móvil (serán 2.000 millones a finales de 2005). La multinacional finlandesa Nokia, por medio de su vicepresidente Simon Beresford Wylie, aseguró ayer en el salón tecnológico 3GSM que antes de fin de año se habrán añadido otros 60 millones de celulares de tercera generación, el 60% de ellos en Europa.

Según cálculos realizados por fuentes del fabricante, España asumirá aproximadamente el 10% del crecimiento en los nuevos móviles dentro del Viejo Continente, con lo que se puede calcular que 2005 finalizará con 3,5 millones de usuarios de UMTS en España. Los dos principales operadores nacionales, Telefónica Móviles y Vodafone, han reconocido un fuerte incremento en las ventas de este tipo de dispositivos en los últimos dos meses de 2004 y esperan buenos resultados en el corto plazo.

Otra noticia que recorrió ayer los pasillos de la exposición es la alianza de dos enemigos irreconciliables como Nokia y Microsoft. El mayor fabricante de telefonía y el gigante del software anunciaron en Cannes una alianza estratégica para liderar el negocio de las descargas musicales. Responden de este modo al acuerdo entre Motorola y Apple, esta última buque insignia de la revolución de la música digital. Con el acercamiento, la compañía de Bill Gates hace una fuerte concesión al fabricante europeo visto el escaso éxito de anteriores intentos en este campo.

El 3GSM le ha servido a Microsoft para anunciar otros acuerdos, como el firmado con Flextronics. Las dos han trabajado en una plataforma de comunicaciones GSM y GPRS basada en el sistema operativo Windows Mobile.

Esta tecnología, llamada Peabody, permite la personalización de los modelos -enfocados a aplicaciones profesionales, ocio, mensajería, fotos, reproducción de música, etcétera- a bajo precio. Y otros dos nuevos socios de Gates son Celcom Malaysia y a Bell Canada, operadores que mostrarán las primeras aplicaciones de una nueva red de servicios multimedia conectados de Microsoft.

En el caso del operador asiático, el arranque está previsto para marzo e incluirá dentro del móvil de correo electrónico, mensajería instantánea o un protocolo de comunicación con diversos electrodomésticos. En cuanto a la firma canadiense, su intención es introducir nuevos servicios para la pyme.

Fidelización

El congreso inaugurado ayer, con gran presencia de visitantes españoles y escasas empresas nacionales exponiendo (TPI y Vidasoftware están entre ellas), reitera que la fidelización de los clientes depende ahora de los servicios de cada operador. Vídeo, audio, capacidad de sincronización con el PC, sistemas operativos cada vez más completos, juegos en tres dimensiones, GPS... todos conviven en el teléfono celular y se ofrecen en la mayor cita europea del sector.

Sin embargo, la madurez de los usuarios no supone que esté dispuestos a gastar más por su terminal: 'Los fabricantes soportan una fuerte presión del mercado para producir teléfonos de bajo coste y extensas funciones', señaló Tom Deitrich, vicepresidente de Flextronics, firma especializada en soluciones de producción de móviles.

La cita ante analistas y prensa especializada de todo el mundo fue aprovechada por Sony Ericsson para afirmar que el parque de móviles de tercera generación en 2005 alcanzará una cuota del 10% de las ventas, frente al 5% actual, y que se percibirá un vertiginoso crecimiento en su uso a partir de 2006. El que es considerado como el sexto fabricante del mundo también confía en la música como centro de su oferta de entretenimiento y ha hecho pública su intención de poner en el mercado dos teléfonos UMTS a lo largo del año.

Otra empresa en busca de mejorar su cuota de mercado es Panasonic, quien tiene en puertas el estreno en Europa de su primer móvil UMTS. La compañía también ha vestido su expositor en Cannes con terminales dotados de cámaras de alta resolución (un megapíxel) y mejoras en la duración de sus baterías.

Sobre nuevos medios de pago, Nokia, Philips y Sony han traído una placa, llamada NFC, que facilita -en una primera fase- pagar el billete del autobús sin llevar dinero en metálico. El fabricante finlandés alcanzó un acuerdo la semana pasada para realizar la experiencia piloto en la ciudad alemana de Hanau. Junto a las compañías citadas y a la empresa de transporte público de la localidad también participa Mastercard.

Ya en el entorno de las redes, la firma japonesa NTT Docomo mostraba ayer en vivo cómo se ha aplicado su tecnología i-mode en distintos países de Europa, entre ellos España, donde la empresa asiática mantiene acuerdos con Telefónica.

Lujo y Glamour

Barcos de lujo en los que se alojan directivos de las grandes compañías del sector de telefonía móvil; pabellones sobre la arena de la playa, y una temperatura media de 18 grados con cielos despejados ponen el listón alto para el próximo año en Barcelona.

Barcelona arrebata la feria a Cannes

'See you in Barcelona. 13-16 february 2006'. El anuncio de una próxima edición en España aparece impresa por todos los rincones de la feria 3GSM de Cannes. El cambio de sede ha sido una pésima noticia para la Costa Azul francesa. Las plazas de hotel están agotadas en 50 kilómetros a la redonda, semanas antes era difícil encontrar un vuelo a Niza y casi se subastan las mesas en los restaurantes cercanos al recinto ferial. Numerosos hosteleros aseguran que la feria 3GSM deja más ingresos que la glamourosa cita del festival de cine.

La Fira de Barcelona ha arrebatado el certamen a Cannes con un contrato de tres años.