EDITORIAL

Guerra al fraude fiscal

El plan de prevención del fraude fiscal aprobado por el Consejo de Ministros del viernes puede y debe servir para dar un salto adelante en la lucha contra este persistente delito. De hecho, la decisión de sacar el cuerpo de inspectores a la calle cambia el eje tradicional de actuación, ya que la acción de esos funcionarios permitirá atajar y evitar la comisión de infracciones que hoy ni siquiera son detectadas.

Entre las casi 300 medidas del plan, destaca el acento puesto en combatir el fraude en las operaciones relacionadas con la vivienda, así como el ataque que se instrumenta contra las tramas organizadas para evitar el pago del IVA. Para ello, el trabajo in situ de los inspectores en promociones urbanísticas y su investigación sin aviso en todo tipo de empresas deberá ayudar mucho al cumplimiento del plan que comienza la semana próxima. El tiempo dirá si el nuevo y necesario esfuerzo contra el fraude da el fruto esperado.