Motor

El desacuerdo entre Fiat y GM abre la vía a la batalla judicial

Un escenario incierto que podría incluir visitas a los tribunales se abrió ayer ante los fabricantes de automóviles Fiat y General Motors. El grupo transalpino anunció ayer que la mediación entre las compañías concluyó sin acuerdo sobre la opción de venta a la firma de Detroit de Fiat Auto.

A pesar de los intentos de resolver las diferencias por los aspectos financieros e industriales de la alianza, ha sido imposible un acuerdo entre Fiat y GM durante el período de mediación', aseguró ayer el consorcio turinés en un comunicado de prensa.

Esta falta de acuerdo, según Fiat, valida la cláusula que le permite desprenderse de su segmento de fabricación de turismos a la firma norteamericana. Hace casi cinco años ambas compañías suscribieron un acuerdo de colaboración que, entre otros aspectos, incluía por parte de la firma italiana la venta del 20% de su sector de fabricación de Fiat Auto por unos 2.400 millones de euros y una opción put (de venta) del resto entre el 24 de enero de 2005 y el 24 de julio de 2010.

GM, en cambio, estima que esta opción ha quedado sin validez, dado que Fiat realizó en 2003 una ampliación de capital que diluyó su participación a un 10%. Además, vendió el 51% de su financiera para el crédito al consumo Fidis a un grupo de bancos, que le concedió un préstamo de 3.000 millones de euros.

Y es que verse en la obligación de adquirir la filial automovilística de Fiat podría suponer una mal trago para GM, que no pasa por uno de sus mejores momentos. Standard & Poor's le otorga una calificación de BBB-, apenas un grado por encima de la consideración de bono basura, y Fiat Auto soporta una deuda de unos 8.000 millones. El balance de GM considera que su participación en Fiat tiene un valor cero, frente a los 2.400 millones que costó en 2000. Verse en la obligación de asumir este lastre rebajaría su calificación con toda seguridad.

El sector y los analistas esperaban un acuerdo que incluyese el pago de una cantidad a Fiat que rondaría los 2.000 millones. Por ello, la noticia fue mal recibida en los mercados. La Bolsa mostró su temor a que las compañías se enzarcen en una batalla judicial y así las acciones de Fiat se depreciaron ayer un 5,6% y acumulan una caída del 0,66% en el año. Las de GM se apreciaron un 1,7%, hasta 37,5 dólares.

Sin embargo, buena parte de los analistas consultados ayer dejaron caer la posibilidad de que esta ruptura sea una medida de presión del consejero delegado Sergio Marchionne y que las negociaciones continúen entre bastidores.

Las ventas inician el año con una caída del 12,7%

El Ministerio de Transportes ha dado una mala noticia a la compañía que preside Luca Cordero di Montezemolo. Las ventas del gigante italiano se desinflaron el 12,7% en el primer mes del año. Con esta inflexión, la compañía turinesa ve reducida en casi tres puntos su cuota de mercado, que pasó del 30,63% al 27,76% y se acerca a sus mínimos históricos.

Dentro del grupo, la marca Fiat fue la más perjudicada, con una caía del 20,5%, seguida de Lancia, que se dejó el 4,6%, y de Alfa Romeo, con un descenso del 4,20%.

El pasado mes de enero se matricularon en Italia 220.724 automóviles de primera mano, con lo que se alcanzaron los niveles más bajos de los últimos años y se invirtió la tendencia alcista de los precedentes meses de noviembre (0,9%) y diciembre (5%).