Cada día un análisis

Rota la buena racha de los bonos de alto riesgo

La extraordinaria racha vivida por las emisiones de renta fija de alto rendimiento o high yield en los últimos tres años se ha visto cortada, por lo menos de manera temporal, en el comienzo de este año.

Un buen indicador de lo rentable que ha resultado este tipo de activo proviene del análisis del retorno del índice de referencia, Merrill Lynch Global High Yield TR USD, que en los 12 últimos meses ha ganado un 8,76%. Si ampliamos el periodo a los últimos 36 meses la rentabilidad acumulada se eleva al 42,62%. Sin embargo, en lo transcurrido del año sufre una pérdida del 0,81% y sólo la depreciación del euro con respecto al dólar permite a los fondos pertenecientes a la categoría Lipper Renta Fija Global High Yield obtener rentabilidades medias positivas destacables.

En concreto, el retorno medio de los fondos de la categoría es de casi un 1% en el mes escaso que llevamos del 2005. Sin embargo, esto no debería de hacernos olvidar que, excluyendo el efecto de la moneda, es importante hacer un seguimiento estrecho de este posible cambio de tendencia. Los estrechos diferenciales de las tasas internas de retorno de los bonos high yield con respecto a los de alta calidad crediticia, o investment grade en su terminología inglesa, provocan que noticias negativas en el área de resultados empresariales tengan un impacto directo en los precios de estas emisiones.