Competencia

El presidente de Iberia cree que las grandes compañías financian a las de bajo coste

El presidente de Iberia, Fernando Conte ha señalado que las compañías que "operamos grandes aeropuertos somos las que estamos financiando los aeropuertos pequeños, de lo que se están aprovechando las líneas aéreas de bajo coste". En su edición de hoy, EL PAÍS publica que el espectacular crecimiento de estas compañías en los últimos años ha llevado a la principal aerolínea española a cerrar algunas líneas rutas nacionales y europeas.

Conte, que asistió a la presentación del informe de cierre del turismo en España realizado por la asociación Exceltur, añadió que "los pequeños aeropuertos, que en su totalidad son deficitarios, están subvencionados por nosotros, y precisamente esas infraestructuras son las que emplean las compañías de bajo coste". A juicio del presidente de Iberia, es "algo que nos parece a todos injusto", porque además "cuentan con ayudas de las administraciones regionales, provinciales y locales", que quieren tener conexiones en sus aeropuertos con otras ciudades de Europa.

Conte se refirió también al precio del crudo como uno de los principales problemas que tienen las aerolíneas de cara al 2005, porque "no tenemos aviones que funcionen a pilas". El incremento del precio de barril brent de petróleo, que ha pasado de costar 12,7 dólares en 1998, a una media de 40 dólares en el 2004, y que ha comenzado a 43 dólares en el 2005, "nos supone un impacto medio de coste del 18 por ciento en la cuenta de resultados". Este precio, a juicio de Conte, no es algo pasajero o coyuntural, sino que hay que esperar que siga así en el futuro, porque no hay alternativas.

Optimismo 2005

De cara al año 2005, el presidente de Iberia se mostró optimista, porque "estamos llegando ya a cifras semejantes a las anteriores al 11-S", aunque añadió que "hay diversos problemas que solucionar".

Entre ellos, Conte destacó la distorsión que existe en el mercado, con las "subvenciones y las ayudas encubiertas", e hizo hincapié en la diferencia de trato que hay con las compañías aéreas americanas en Estados Unidos, y las europeas por parte de la UE. "Se está creando una competencia desigual entre las empresas aéreas de ambas zonas", dijo Contem, quien puso como ejemplo el tema de la seguridad, "resulta que en Estados Unidos la seguridad la paga el Gobierno, mientras que en Europa la estamos pagando las compañías aéreas".