CincoSentidos

Jubilados tardíos y poco previsores

Vivir al día, que Dios (más bien el Estado) proveerá. Parece ser la filosofía de la mayor parte de la población española, a juzgar por lo poco que se prepara para su jubilación en comparación con otros países. Y eso que nada menos que un 40% está convencido de que su futura pensión será insuficiente y que las pensiones actuales son de las más bajas de Europa y están, en término medio, lejos de cubrir sus gastos domésticos.

Son conclusiones de un estudio internacional elaborado por la compañía de seguros Axa, que ofrece una comparativa internacional sobre la actitud de los ciudadanos ante la jubilación, con entrevistas a 9.200 personas de 15 países desarrollados del mundo. El estudio señala, entre otras cosas, que los españoles son los europeos que más tarde se jubilan, a los 61 años de media, aunque su deseo, según manifiestan en las encuestas, es dejar el trabajo a los 57 años.

La encuesta revela que aunque crece la conciencia de la necesidad de anticiparse y dotarse de recursos para cuando llega la retirada, la mayoría sigue pensando que es el Estado y no uno mismo mediante el ahorro individual el que tiene que guardar para el futuro. Así, el 91% de la población activa y el 90% de los jubilados mantienen que es la caja del Estado la que debe pagar estas prestaciones. En este apartado, España se sitúa como el primer país de la muestra, en contraste con otros países de Europa como Holanda, Italia o Francia, donde sólo un 44%, un 63% y un 75%, respectivamente, piensan igual que los españoles. Si se les pregunta por la responsabilidad individual en la financiación de la jubilación, España se sitúa, al contrario, en el último puesto entre los quince países analizados. Sólo un 37% de la población activa y un 38% de los jubilados creen que los empleados deberían asumir la carga a través del ahorro de unas cantidades regulares al mes, frente a países como Reino Unido, Alemania o Francia, donde un 83%, un 76% y un 63%, respectivamente, consideran necesaria esta iniciativa individual.

Los españoles quieren jubilarse a los 57 años, pero lo hacen a los 61

La realidad muestra que los españoles no son tan poco previsores como parece si se les compara con ellos mismos en el pasado en vez de mirar en el espejo de los países más desarrollados. De acuerdo con estos datos, más de un tercio de la población activa ha comenzado ya a ahorrar para la vejez. Y cada vez se empieza antes. Probablemente porque aunque se piensa que debe ser el Estado el que garantice las pensiones, la mayor parte (un 64%) sospecha que habrá una gran reforma del sistema de jubilación en los próximos 10 años.

La edad media para iniciarse en el ahorro para la jubilación es 46 años, frente a 53 años de los jubilados de ahora. Eso sí, son edades mucho más tardías que en otros países. Junto a Portugal, Italia y Japón, los españoles son los que más tarde preparan sus rentas futuras. En Reino Unido, por ejemplo, empiezan a los 31 años, y en Francia, a los 37.

El que comiencen tan tarde explica también que a la hora de comparar el ahorro medio mensual de los jubilados españoles la cantidad (303 euros) supere al resto de países europeos, que empiezan mucho antes a destinar recursos a la jubilación, lo que les permite que el esfuerzo en los últimos años no sea tan grande.

Un 35% de la población activa dice que dispone de un plan de pensiones específico, cuando sólo un 10% de los jubilados actuales dice que suscribió un producto de este tipo para asegurar sus rentas futuras. Un 33% dice haber suscrito una póliza de seguro de vida, cuando sólo dice haberlo hecho un 10% de los jubilados. Hay menos diferencia entre una generación y otra cuando la inversión se destina al mercado inmobilario y a la Bolsa. Un 21% de la población activa dice haber comprado un inmueble y un 15%, acciones en Bolsa, porcentajes muy similares en la generación de jubilados.

'Los datos reflejan que ahora hay más opciones que antes para prepararse para la jubilación y que la gente es cada vez más consciente de la necesidad de hacerlo', señala Juan José Durán Herrera, catedrático de Economía de la Empresa de la Autónoma y uno de los responsables de presentar el informe.

En todo caso, los españoles se encuentran entre los que fijan la edad ideal para jubilarse más tarde, junto a los italianos, holandeses, alemanes y japoneses. En Francia aspiran a jubilarse a los 55 años, aunque no lo consiguen hasta los 59 de media. En cuanto a la posibilidad de retrasar la edad de jubilación el rechazo es unánime en todos los países de Europa.

Pensiones para almas viajeras

Un jubilado portugués estaría muy contento con las rentas de un jubilado español y éste con las de un italiano. Los tres, sin duda, desearían una pensión alemana. El estudio de Axa es muy revelador sobre las diferencias entre lo que los jubilados cobran, la cantidad neta mensual de sus pensiones y lo que consideran necesario para cubrir sus gastos.

Así, mientras que un jubilado alemán ingresa casi el doble de lo que necesita (1.624 euros al mes frente a unos gastos de 827 euros), un español difícilmente llega a fin de mes, al ingresar 119 euros menos de lo que necesita. El informe calcula la cantidad total neta mensual media de la pensión española en 751 euros y los gastos mínimos necesarios en 870 euros, más de lo que necesitan los alemanes, según resulta del informe. Quizá esa sea la razón que mejor explique que mientras el 49% de la población española sueña con viajar cuando se jubile, la realidad muestra que sólo lo hace un 11% de los jubilados, mientras que en Alemania un 20% dice que viajar es su principal actividad desde que dejó la vida laboral.

Caminar, dar paseos o simplemente 'no hacer nada' es la actividad preferida, o más bien, obligada de los pensionistas españoles.