Telecomunicaciones

Jazztel entra en la puja por los clientes empresariales con una oferta convencional

El reclamo está más en los precios que en la idea. Jazztel ha lanzado al mercado su nueva gama de productos diseñados para empresas y la primera incursión de Leopoldo Fernández-Pujals en este sector se basa en criterios convencionales. La apuesta se centra en paquetes de teléfono e internet, algo que ya ofrecen Telefónica, Auna o Ono.

La entrada de Pujals en Jazztel y la carta remitida por un gerente territorial a determinados clientes adelantando el lanzamiento de una propuesta financiera 'absolutamente innovadora' habían disparado las expectativas. Sin embargo, la primera oferta de la operadora a usuarios empresariales ya está sobre la mesa y sigue la línea avanzada por sus competidores.

Jazztel ha confiado su apuesta corporativa para pymes en los paquetes de voz y datos, con cinco modalidades a elegir para los clientes. Dependiendo del consumo y las necesidades, la propuesta más básica comienza en dos líneas de teléfono y banda ancha a 400 kbps y termina en 30 conexiones básicas y dos megas de capacidad en internet.

La propuesta no es innovadora. Telefónica lleva años haciendo lo mismo, a pesar de que, por requisitos legales, no puede vender paquetes de productos combinados. Según fuentes del sector, la estrategia de Telefónica es dejar la labor en manos del comercial, encargado de diseñar la mejor oferta para los clientes. El trabajador se encarga luego de contratar por separado los servicios, sin que el usuario sea consciente ni tenga que preocuparse por ello.

El presidente de la firma pretende duplicar este año su número de clientes corporativos

También Auna y Ono ofrecen paquetes a sus clientes. Y sus propuestas son muy similares a las que realiza Jazztel. Sólo la operadora participada por el SCH, Endesa y Fenosa se desmarca del resto, ya que su paquete incluye el móvil, proporcionado por Amena.

Pero Jazztel sí tiene alguna diferencia con sus competidores en su oferta. En primer lugar, la tecnología utilizada en Internet es simétrica, ya que no se trata de ADSL, sino de otra modalidad de banda ancha basada también en DSL que lo permite. De esta forma, los usuarios tienen la misma capacidad de bajada que de subida, lo que es importante para las empresas que quieran enviar mucha información hacia el exterior. El ADSL, como la A de su nombre indica, es asimétrico.

Diferencia en precios

La segunda diferencia podría ser el precio, aunque este aspecto es más difícil de precisar, puesto que en el campo de las empresas hay casi tantas ofertas como clientes y las propuestas se hacen a medida. En cualquier caso, la oferta más básica de Jazztel puede contratarse por 48 euros al mes -más 150 euros de cuota de alta y las llamadas aparte-, frente a los 62,90 euros mensuales de la propuesta de Ono más parecida o los 89 euros de Auna. Esta última, con todo, incluye en el precio un bono de 500 minutos en llamadas y el servicio de móvil.

Para las grandes empresas Jazztel ofrece soluciones a medida. Las propuestas concretas se desconocen, pero la fórmula también es la que siguen sus rivales. De hecho, una de las mayores fortalezas de Telefónica es su red de comerciales, con una capacidad para presentarse en la sede del cliente de forma casi inmediata que las nuevas operadoras tratan en todo momento de emular.

Y para el futuro, Pujals se sigue fijando retos. El presidente, en declaraciones realizadas ayer a Bloomberg y Reuters, asegura que presentará cada mes 'un producto novedoso' y que su objetivo es tener una red que permita dar banda ancha de ocho megas -algo que no da ni Telefónica en estos momentos-. Con todo ello, según Pujals, duplicarían el número de clientes corporativos para fin de 2005, hasta llegar a 120.000, con un 3% de cuota de mercado total.

Pujals dice que busca un banco para financiar el presupuesto

Con 36 millones de factura anual en publicidad, la intención de hacer una red de cobertura nacional y una fuerte inversión en equipos para garantizar la mejor tecnología, las cuentas empiezan a no salir en Jazztel. Los 62 millones inyectados por Pujals en la compañía se han quedado cortos y ahora el presidente de Jazztel negocia con un banco la financiación de más recursos, según explicó a Bloomberg y Reuters.

La firma necesita entre 100 y 150 millones y, a pesar de que a finales de octubre dijo que la financiación no era urgente, ahora se han acelerado los trámites. Pujals asegura que ha hecho una lista con seis bancos para que uno de ellos se convierta, en el plazo de un mes, en su 'socio de negocio'. Ese banco puede ser incluso accionista de Jazztel, si es así como quiere inyectar los fondos, aunque no necesariamente.