Actividad

Trichet aprecia menos presión inflacionista y deja los tipos en el 2%

El Banco Central Europeo (BCE) alejó ayer más la decisión de subir los tipos de interés, actualmente en el 2%, al constatar que se han relajado levemente las presiones inflacionistas en la eurozona. El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, tranquilizó a los europeos que tienen que pagar intereses de créditos hipotecarios y al consumo tras afirmar que han disminuido los precios del crudo, lo que ha incidido en una inflación más baja a corto plazo.

'Aunque persisten las presiones inflacionistas a corto plazo, éstas han disminuido algo debido al descenso de los precios del petróleo, que tocaron techo en octubre pasado', dijo Trichet en la rueda de prensa mensual después de la reunión del consejo de gobierno de la entidad para deliberar sobre la política monetaria de los doce países del euro.

Sin embargo, advirtió que la combinación 'de un elevado exceso de liquidez y un fuerte crecimiento del crédito en algunos países se está convirtiendo en una causa de precios insoportables en los mercados inmobiliarios'.

En este contexto, citó concretamente a España como uno de los países con precios muy elevados, en contraste con Alemania, donde el mercado inmobiliario está decaído y los precios de vivienda, especialmente en los estados federados del este, han mantenido una marcada tendencia bajista en los últimos años. También reseñó que la fuerte subida de la moneda única registrada a finales del pasado año es indeseable para el crecimiento económico del área euro, y aseguró que aún persisten 'riesgos a la baja para el panorama económico' derivados de los precios del petróleo, si bien han disminuido algo en las últimas semanas.

Preocupa la fortaleza del euro

El banquero francés aprovechó para confirmar la postura del consejo de gobierno sobre el euro, moneda que ha registrado una fuerte apreciación, y remarcó que estos movimientos son 'indeseados y no son bienvenidos para el crecimiento económico'. La moneda europea se ha revalorizado considerablemente frente al dólar desde comienzos de octubre pasado, pero en lo que va de año ha moderado sus ganancias y ayer se cambiaba en Fráncfort a 1,3205 dólares, por debajo del récord histórico de 1,367 dólares alcanzado el 30 de diciembre de 2004.