_
_
_
_
_
Maremoto

Asia recibe ayuda masiva

La enorme proporción de la tragedia causada por el maremoto que ha sacudido el sureste de Asia puede cifrarse en cerca de 100.000 muertos, según fuentes de Cruz Roja, y en daños materiales por importe superior a los 10.000 millones de euros. La comunidad internacional se volcó ayer en la ayuda a las víctimas mientras que Indonesia pidió al Banco Mundial 3.000 millones de dólares para afrontar la catástrofe.

El presidente estadounidense, George Bush, anunció la creación de un grupo internacional para coordinar la cooperación económica con los países asolados por el maremoto. El grupo, formado por India, Australia y Japón, estará encabezado por Marc Grossman, actual número tres en el Departamento de Estado. Bush animó a otros países a que se sumen a este esfuerzo.

En una declaración desde su rancho de Texas, Bush dijo que habló con los gobernantes de India, Indonesia, Tailandia y Sri Lanka, para manifestarles sus condolencias por la tragedia y ofrecer el apoyo estadounidense.

La Casa Blanca tomó la iniciativa tras la crítica a Bush por no reaccionar a tiempo en su descanso vacacional

Además, Bush destacó la ayuda que su Gobierno ha enviado o está en camino, y aseguró que EE UU continuará apoyando a los países afectados 'en las semanas y meses próximos'. La contribución por valor de 35 millones de dólares que Washington ha comprometido 'es sólo el comienzo de nuestra ayuda', prometió.

La declaración de Bush, realizada tras una sesión con su Consejo de Seguridad Nacional, fue decidida por la Casa Blanca tras las críticas surgidas por el hecho de que el presidente seguía de vacaciones y no había efectuado comentarios públicos tras la tragedia. La Unión Europea también está dispuesta a aumentar su ayuda a los 10 países del sudeste asiático afectados por el maremoto hasta 30 millones de euros, que se canalizarían a través de la Conferencia de Donantes que ha propuesto celebrar. Aunque de momento sólo se trata de una propuesta, se espera la confirmación de los países que estén dispuestos a participar, entre ellos los 25 socios comunitarios, además de Estados Unidos y Japón.

Esta Conferencia tendría una doble finalidad: recaudar más dinero y coordinar una estrategia internacional de ayuda para la fase de reconstrucción y rehabilitación, en la línea propuesta por el presidente Bush. Según el comisario europeo de Ayuda Humanitaria, el belga Louis Michel, la celebración de la Conferencia 'sería muy útil para coordinar' la ayuda internacional, al tratarse de una catástrofe de 'dimensiones históricas'.

Créditos FAD de España

Bruselas anunció la entrega de una ayuda de urgencia de tres millones de euros y ha abierto el proceso de estudio para la concesión de otros 10 millones de euros que irían destinados a paliar los efectos del maremoto en Sri Lanka y las islas Maldivas.

El Gobierno español tiene previsto aprobar hoy la concesión de una línea de financiación de emergencia con cargo al Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD) por un importe de 50 millones de euros para reconstruir las zonas afectadas por el seísmo. El Reino Unido ha prometido 15 millones de libras para ayudar a las víctimas del terremoto.

La tragedia podría haber causado daños por más de 10.000 millones de euros, aumentando las pérdidas de las aseguradoras en un año que ya era uno de los más costosos de la historia para las compañías del sector. No obstante, el Fondo Monetario Internacional señaló ayer que es demasiado prematuro evaluar si el devastador maremoto puede tener un impacto en la economía global.

18 españoles desaparecidos

El Ministerio de Asuntos Exteriores informó ayer que hay siete españoles desaparecidos 'en base a noticias fiables' y otros once también desaparecidos que no han podido comunicar aún con sus familiares. Los siete primeros se encontraban en las provincias tailandesas de Phuket y Krabi, así como en Khao Lak, cuando ocurrió el maremoto.Otros once españoles también están incluidos entre los 'desaparecidos', debido a que sus familiares han indicado desde España que se hallaban en Tailandia el domingo.Entre ellos figura una familia compuesta por el padre, la madre y su hijo, que se encontraba en la isla india de Javelock, situada en el archipiélago de Andamán, y sigue sin dar señales de vida tras la catástrofe. En esta zona el número de muertos supera los 4.000.Entre los desaparecidos figura el empresario ibicenco Manuel Vila.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_