æscaron;ltima

Brasil, un nuevo filón para el mercado del lujo

En Río de Janeiro y São Paulo hay una lista de espera para comprar los vaqueros de la edición limitada y más exclusiva de la marca Diesel. Al módico precio de 1.000 dólares (740 euros) por pieza, la empresa sólo fabrica 50 unidades al mes, que se venden en Nueva York, Milán, Tokio y Londres. Las dos capitales brasileñas son su próximo destino.

'El mercado de lujo en Brasil ha experimentado un gran crecimiento en los últimos cinco años y tiene un fuerte potencial, fruto del aumento de poder de compra de las familias ricas', afirma Alexandre Mathias, director general de la escuela de marketing ESPM, que recientemente organizó un seminario sobre el mercado de lujo en Río de Janeiro. A nivel mundial, el crecimiento de este negocio fue del 19% en 2003, mientras que en Brasil alcanzó el 33%. Y es que, aunque aún no tiene un fuerte peso relativo para el negocio de lujo internacional, el potencial del mercado brasileño está en el punto de mira de las grandes marcas.

Existen hoy en el país entre 300.000 y 500.000 consumidores de lujo, lo que corresponde a sólo el 0,17%-0,28% de la población. Pero el aumento del número de ricos, que se duplicó en 20 años, revela un mercado a explorar. En 2000 había 1,162 millones de familias ricas, frente a las 507.000 de 1980. El incremento de las desigualdades sociales ha sido uno de los factores que ha impulsado ese crecimiento, favorecido por las subidas bursátiles y la revalorización del real. Los más ricos -ganan más de 6.000 euros al mes en un país donde el salario mínimo es de 72 euros-, un 2,4% de la población, representan el 74% del PIB brasileño.

La exclusiva joyería Tiffany's y las marcas Dolce & Gabbana y Christian Dior planean la apertura de nuevas tiendas en São Paulo en 2005

'Las marcas de lujo están dirigiendo sus inversiones a los países emergentes, entre los que Brasil destaca. En este país el dinero está cambiando de manos, hay muchos nuevos ricos con sed de productos de consumo para élites', explica Mathias.

La tienda de Diesel en São Paulo es la que más vende por metro cuadrado en el mundo, cuatro veces más que la de Nueva York, por lo que la empresa ha decidido abrir un nuevo establecimiento en Río de Janeiro. Además, el próximo año prevé inaugurar el segundo hotel que habrá en el mundo de su marca, el Pelican, en São Paulo. Hasta ahora sólo existe uno en Miami. La exclusiva joyería Tiffany's y las marcas Dolce & Gabbana y Christian Dior también planean la apertura de nuevas tiendas en la ciudad carioca en 2005. La firma francesa fue la primera en desembarcar en Brasil y tuvo que amoldarse a las características propias de este mercado, como la compra a plazos, que se aplica hasta en los artículos más baratos y que es una herencia de los años de inflación alta.

Río puja ahora por volver a ser la ciudad glamourosa que la convirtió un día en la cidade maravilhosa, con estandartes como el mítico Copacabana Palace, que fue uno de los hoteles más lujosos del mundo. 'Puede que no lo sea en volumen de negocio, pero Río de Janeiro puede formar parte del selecto grupo de ciudades como Milán y Nueva York, que marcan las tendencias de moda', opina Mathias.