CincoSentidos

Ferrari celebra medio siglo y 20.000 coches en EE UU

Ferrari cierra todo un año de festejos con motivo de su 50 aniversario en Estados Unidos, el que es su mayor mercado, y donde ha exhibido los mejores y más exclusivos deportivos jamás fabricados por la firma.

La firma ya ha iluminado en color rojo el Empire Estate Building neoyorquino para recordar la vinculación de la marca italiana con aquel país, iniciada en 1951, cuando Liugi Chinetti comenzó a distribuir estos coches en la ciudad de los rascacielos. Siendo por lo tanto más que cuestionables las fechas del 50 aniversario, lo cierto es que por las carreteras estadounidense circulan más de 20.000 joyas nacidas en Maranello y que en 2003 se vendieron allí 1.350 nuevos.

Gran parte de su gloria deportiva se forjó en esas tierras, cuando en los años 60 los 250 LM, 275P, 330P o 330 P4 vencían a los coches americanos en sus míticos trazados, como el de Daytona.

A las carreras de históricos de Monterrey (California) de este año acudieron, entre otras joyas, 18 Ferraris GTO de 1962 a 1964, lo que supone la mitad de la producción total de este modelo, valorado en casi 10 millones de euros la unidad.

Despertó gran interés la subasta de Christie's en un hangar del Monterrey Jet Center, donde un histórico 166 Spider Corsa, de 1947, se vendió por 777.500 dólares, por debajo de su precio estimado. Exhibido en Nueva York en abril, es el primer Ferrari vendido a un cliente. El primer coche que llevó el logo del cavallino en el morro fue el Ferrari 125 S de 1947, un biplaza que no se conservó aunque se reconstruyó en 1987.

Por el contrario, un MG TD de 1953, cuya venta se estimó entre 30.000 y 40.000 dólares, alcanzó los 95.000 en la subasta. Un 250 GT LWB California negro cambió de dueño por 1,05 millones de dólares y un 500 TR alcanzó los 1,32 millones.

La atención de los ferraristas había pasado antes por California, con motivo del Concours on Rodeo Drive, donde se expuso un modelo por cada año, desde 1954 hasta hoy, entre ellos un inmaculado 400 Superamerica de 1960 azul, quizá el más americano de todos los Ferrari. Y en julio la emoción estuvo en el circuito de Lime Rock Park (Connecticut), durante los 2004 Ferrari Maserati Racing Days. Se celebraron tres carreras, aunque gran parte del espectáculo se encontró en los boxes, ya que pocas veces se pueden ver, por ejemplo, dos Enzos amarillos bajo en mismo toldo.