Seguros

Las aseguradoras abren una guerra de precios en las pólizas de motos

Las compañías de seguros han abierto una guerra de precios en las pólizas de seguros de motos tras la equivalencia de los permisos B y A1. Esta ley permite que cerca de 11 millones de españoles puedan conducir una motocicleta de una cilindrada no superior a 125 centímetros cúbicos.

La equivalencia de los permisos de conducir B y A1, -que permite a los titulares del carné de turismos con tres años de antigüedad conducir motocicletas de 125 centímetros cúbicos-, ha dado el pistoletazo de salida para que las aseguradoras lancen al mercado nuevos precios en los seguros de motos. La entrada en vigor de esta normativa, que permite que 11 millones de españoles puedan conducir una moto, ha puesto los dientes largos a las aseguradoras que operan en el sector.

La fórmula por la que han optado algunas compañías de seguros consiste en ofrecer un precio para el seguro de moto teniendo en cuenta la antigüedad del permiso B. Una medida muy beneficiosa para los clientes ya que sus pólizas de motos se podrán beneficiar de las condiciones obtenidas con el permiso B (tanto de bonificaciones como penalizaciones de las primas).

Catalana Occidente, Correduría Peris, Liberty Seguros y el Real Automóvil Club de España (RACE) junto a Applus+ son las primeras compañías de seguros que han renovado sus pólizas y han reducido el precio de los seguros de motocicletas de 125cc para atraer a los nuevos clientes.

Las pólizas de motos conservarán las condiciones obtenidas con el permiso B

La patronal de aseguradoras, Unespa, considera que todavía falta mucho camino por recorrer, ya que la ley es muy reciente, aunque asegura que la siniestralidad marcará los precios de las pólizas de seguros de las motocicletas.

Nuevo escenario

La situación ha cambiado en poco tiempo. Antes de que entrase en vigor la nueva normativa, las personas que tenían que asegurar una moto, tenían un problema. Pocas aseguradoras ofrecían pólizas para motocicletas debido a la elevada siniestralidad, y las compañías que ofrecían este tipo de seguros lo hacían con muchas restricciones.

En el caso de que las compañías de seguros rechazasen a los clientes y no quisiesen asegurarlos, el Consorcio de Compensación de seguros proporcionaba el seguro mínimo imprescindible, cosa que actualmente sigue ocurriendo. Eso sí, con un precio elevado. Para los ciclomotores de hasta 125cc, el seguro obligatorio alcanzaba los 340 euros y el seguro voluntario, que presenta una mayor cobertura, cuesta 397,62 euros. Esta odisea a la hora de asegurar las motocicletas ha cambiado, ya que compañías como Liberty, La Estrella y Línea Directa han rebajado el importe de sus pólizas y sus condiciones se ciñen a la antigüedad del carné B y la edad del conductor. Según la información recogida por este periódico, las tres compañías presentan precios inferiores a 310 euros, a la hora de asegurar una moto de 125cc.

Los datos estadísticos de noviembre (primer mes tras la equiparación de los permisos), que reflejan un incremento del 175,5% de las matriculaciones de motos respecto al mismo periodo del año anterior, dejan la puerta abierta para que continúe la batalla de precios.

Temor a un aumento del número de accidentes

Una de las incógnitas que queda por resolver, es qué pasará con la siniestralidad, ya que ser conductor de cuatro ruedas no es lo mismo que serlo de dos.

Las compañías de seguros han presentado posturas diferentes respecto a este tema. Allianz y Liberty, que son dos de las principales aseguradoras del país, consideran que la madurez y la experiencia de estos conductores en materia de seguridad vial compensará su posible inexperiencia al pilotar una motocicleta. La patronal de fabricantes de motos, Anesdor, se une a estas declaraciones y señala que la siniestralidad se verá reducida en términos relativos porque las personas que conducen las motos ligeras acumulan una experiencia de como mínimo tres años.

Por el contrario, Línea Directa considera que el riesgo de que aumente el número de accidentes se encuentra en los conductores que tienen el carné B y que no han pilotado dos ruedas. Estima que los que con anterioridad han pilotado un ciclomotor no presentan tanto riesgo. Asociaciones de consumidores, como la AEA, que señalan que el número de accidentes se elevará considerablemente, apoyan la iniciativa de algunas marcas de motocicletas, como Suzuki, que incluyen con la compra de la moto un curso para aprender a conducir este tipo de vehículos.

Según los datos estadísticos de 2003, en España hay una víctima mortal de tráfico por cada 5.820 turismos y otra por cada 4.124 motocicletas, lo que significa que que existe un 50% más de posibilidades de morir en un accidente de moto que en uno de coche.