Ernst Ligteringen

'A veces las malas prácticas impulsan el interés sobre la responsabilidad'

Este experto ejecutivo holandés dirige desde noviembre de 2002 el organismo independiente encargado de hacer una guía para la elaboración de memorias de sostenibilidad. El GRI editará en 2006 una nueva versión de sus directrices

El GRI (Global Reporting Iniciative) se ha convertido en la referencia más importante para elaborar memorias de sostenibilidad. En España cada vez son más las empresas que presentan informes sociales y medioambientales, además del clásico económico-financiero, bajo las directrices de esta guía que elabora una institución independiente cuya misión es desarrollar y divulgar pautas para la elaboración de memorias sostenibles.

GRI comenzó sus actividades en 1997 y en 2002 se constituyó como organismo independiente con la participación de empresarios, auditores, inversores, investigadores y expertos en medio ambiente, derechos humanos y laborales de todo el mundo. Este organismo colabora además con el programa de medio ambiente de Naciones Unidas (UNEP) y con el Global Compact (Pacto Mundial) de la ONU. Ernst Ligteringen, que ofreció una entrevista a Cinco Días, durante la celebración del foro de responsabilidad corporativa organizado por la Fundación IUVE, es el principal responsable de GRI desde noviembre de 2002.

Antes de ocupar este cargo, Ligteringen dirigió Oxfam internacional y trabajó con la federación internacional de la Cruz Roja. Ligteringen es un holandés que ha vuelto a su país, donde está la sede del GRI, después de 24 años de trabajo y estudio en distintos países, como Zaire, República Dominicana, Colombia, Reino Unido o Francia.

'A partir de 2006, con la nueva guía, revisaremos los informes elaborados con nuestras directrices'

'El GRI ha desarrollado una norma para auditar los informes de sostenibilidad de las empresas'

Pregunta ¿Cuál es el objetivo principal del GRI?

Respuesta El Global Reporting Iniciative existe para desarrollar una norma para auditar empresas y otras organizaciones en el desarrollo de sus informes de sostenibilidad, es decir los que ofrecen información de manera integral sobre sus resultados ambientales, sociales y económicos. En este momento hemos sacado una guía que dice cómo desarrollar un informe transparente, de calidad y que permita la comparabilidad con otros informes para que sea útil para el público en general. El GRI da un marco para las empresas práctico y útil, porque el de la responsabilidad es todavía un tema muy nuevo

P Muchas empresas conocen el GRI, y algunas dicen que lo utilizan aunque no es exactamente así, ¿no?

R Bueno, el GRI se puede utilizar en distintos niveles. Nuestro consejo a las empresas que empiezan a aplicarlo es que hagan lo que puedan. Si no están realmente listas para dar informes sobre todo, al menos es mejor empezar con algo. En este caso, si una compañía adopta sólo una parte puede decir que ha desarrollado ese informe con apoyo del GRI. Pero sólo las empresas que han aplicado todas las normas del GRI pueden decir que han presentado su informe in accordance (conforme). Sabemos que la mayoría encuentra aún difícil aplicar la totalidad del informe.

Con la nueva versión del GRI, que estamos preparando y que vamos a sacar en 2006, se introducirán distintos niveles que se pueden aplicar. Así una compañía puede decir que está presentando un informe de acuerdo al nivel 1 ó 2 del GRI. Pretendemos dar más facilidad a todas las empresas y también más claridad para que los lectores del informe sepan qué parte del GRI se está aplicando.

P ¿Les preocupa que pueda haber empresas que utilicen el nombre del GRI sólo como herramienta de marketing?

R No hay mucha evidencia de que esto esté pasando y de que no estén aplicando realmente el GRI. Algunos han tomado la guía como su punto de referencia pero es cierto que su informe deja aún mucho espacio para mejorar.

P ¿El GRI no hace alguna labor de supervisión para comprobar que lo que dicen las compañías se cumple realmente?

R En este momento, no. A partir de 2006, cuando tengamos otros niveles bien definidos sí revisaremos que todos los que registren su informe cumplan realmente con los principios.

P ¿GRI se creó en 1997, ¿qué ha cambiado en el mundo empresarial en relación con la responsabilidad social desde entonces?

R Muchas cosas. En primer lugar, el tema de la responsabilidad social corporativa se ha vuelto mucho más central. En las empresas líderes está ya integrada y se aprecia como una ventaja competitiva. También a nivel público hay más interés, hay más convenciones, más códigos y hay ya un mercado que se está desarrollando en torno a estas experiencias.

También hay, desafortunadamente, varias experiencias negativas en el sentido de su impacto en el mundo, pero sabemos por experiencia que éstas son precisamente las que al final impulsan la atención sobre este tema.

P ¿Cree usted entonces que los escándalos no son siempre malos?

R No, a veces son buenos. Un ejemplo es McDonald´s, que ahora tiene que pensar sobre sus responsabilidad en la obesidad y cambiar su línea de productos. Otro es Wal-Mart. El público ya no acepta que existan diferencias en cómo tratan a sus empleados, sean hombres o mujeres. Hay muchos ejemplos sobre el impacto ambiental y el impacto socia. Lo que está pasando es que la sociedad y la política están renegociando con el mundo empresarial el ámbito de la responsabilidad. La sociedad está diciendo a las empresas, 'ustedes no pueden coger simplemente los beneficios, también tienen que tener responsabilidad sobre sus costes'. Vamos a ver cada vez más sectores con un impacto significativo ambiental y social.

'No queremos olvidarnos de las pymes'

Ernst Ligteringen asegura que en estos momentos Japón es el país con un mayor índice de informes de sostenibilidad basados en el GRI. 'Pero hay un crecimiento muy rápido en Europa y también en España, donde al menos 36 compañías se refieren ya en sus informes al GRI'.

Muchas empresas que aún no se encuentran muy familiarizadas con la RSC pueden perderse entre tantos movimientos: el GRI, el Pacto Mundial…

Sí, es verdad que esto pasa. Estamos trabajando en ello y hemos sacado una guía para aclarar este problema, porque hay diferencias entre estos movimientos y hay una estructura una arquitectura de iniciativas de RSC. Por ejemplo, el Pacto Mundial es un código normativo, un reto de comportamiento de compañías. Y hay otros en este mismo sentido, como los principios de la OCDE. En fin, lo que nosotros tenemos que hacer es ofrecer un elemento complementario.

Otra de las críticas que suelen escucharse es que todos estos principios están hechos para las grandes empresas. ¿No se está olvidando a las pymes?

No es nuestra intención, y ya estamos dando consejos sobre cómo utilizar nuestra guía si se tiene una capacidad limitada. Sabemos que muchas pymes tienen problemas y por eso hemos trabajado en una guía específica adicional para las pymes que está en nuestra web (www.globalreporting.org) y que dice cómo pueden éstas adaptar la versión general de la guía.

¿De dónde sacan los fondos?

Queremos contar con el apoyo económico de compañías líderes que entiendan las ventajas de la responsabilidad social, y también con fundaciones y Gobiernos. El apoyo económico servirá para mantener nuestra independencia y asegurarnos de que nunca dependeremos demasiado de una sola institución.