Telefonía

La telefonía fija emula al UMTS y se lanza a las videollamadas

En un solo movimiento, Telefónica ha puesto coto a la nueva generación de móviles y a las operadoras que ofrecen voz e imagen a través de Internet. Hasta ahora, la videollamada ha estado muy lejos de ser un reclamo comercial con peso específico, pero si los celulares UMTS y las conexiones por la Red consiguen que sea un éxito, Telefónica no quiere quedarse al margen.

Por ello, la operadora ha lanzado al mercado un nuevo servicio de videotelefonía a través de la línea fija, que permite la transmisión de la imagen de los interlocutores junto a la comunicación de voz, así como el intercambio de fotografías. Por ahora, el precio de las videollamadas será el mismo al de las conexiones actuales.

Este servicio, sin embargo, requiere la compra de una pantalla, que Telefónica ha denominado videoteléfono y que comercializa desde ayer. En promoción, la pantalla tiene un coste de 239,88 euros, aunque también se puede pagar en 12 mensualidades de 19,99 euros. Para dar más salida al lanzamiento y puesto que tener un solo videoteléfono es estéril, Telefónica ha establecido una tarifa especial con descuento para los clientes que contraten un dúo de pantallas.

TELEFÓNICA 7,68 1,05%

Para acceder a la videotelefonía, los usuarios deben conectar la pantalla a la línea telefónica, al terminal fijo -los teléfonos Domo o Famitel, entre otros, son compatibles- y a la red eléctrica. El servicio requiere que ambos interlocutores dispongan de una pantalla y de un terminal compatible. Además, es preciso que las dos personas autoricen la videollamada antes de iniciarse. El servicio de videotelefonía está disponible en todos los canales comerciales de Telefónica.

Lo elevado del precio de la pantalla ha sido uno de los factores que han retrasado la incursión de Telefónica en la videotelefonía de consumo masivo -hasta ahora estaba reducida al ámbito profesional-, pero la popularización que se espera con los móviles ha servido de impulso.