Adquisición

BBVA no considera conveniente la entrada de Sacyr en su capital

El Consejo de Administración del BBVA considera que la pretensión de la compañía Sacyr de entrar en el accionariado del banco y participar en su gestión "no resulta conveniente para los intereses del BBVA, de sus accionistas, empleados y clientes".

A través de un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el banco insiste en que la participación que pretende adquirir Sacyr, del 3,1%, no otorgaría a la constructora derecho a designar ni un solo miembro del Consejo del banco ya que para ello precisaría al menos el 6,25% del capital.

Pese al comunicado, fuentes del grupo constructor han señalado que se mantiene la intención e interés por tomar una participación del 3,1% del BBVA y defiende su derecho a contar posteriormente con la representación que le corresponda en el consejo de administración de la entidad.

BBVA 5,72 2,18%
SACYR 2,14 0,56%

En su respuesta, Sacyr se ha reafirmado en la intención de no ejercer la opción de compra que ostenta sobre dicho porcentaje de capital de BBVA hasta no contar con el pronunciamiento explícito del Banco de España sobre la operación, si bien no descarta llevarla a cabo aunque la entidad que preside Jaime Caruana se manifestara en contra.

A propósito de la representación en el máximo órgano del banco, la constructora argumenta que "convertirse en primer accionista de BBVA tiene que conllevar algún derecho", sobre todo cuando, según recordaron, el conjunto del consejo cuenta con el 0,05% del capital del banco y su presidente apenas ostenta acciones.

El Consejo de Administración de BBVA se había reunido hoy después de que no se celebrara el encuentro previsto entre el presidente del banco, Francisco González, y el de Sacyr, Luis del Rivero, quien ha cancelado la entrevista esta misma mañana sin fijar una nueva fecha.

Según la información que adelantaba hoy el diario Cinco Días, la constructora anuló ayer a última hora el encuentro, al entender que González rechazaría la ofensiva, reforzado por la indefinición en la que se situó el Banco de España, que decidió no pronunciarse sobre la posible entrada de los hombres de Rivero en el consejo del BBVA.

Proceso ¢anómalo¢

Tras criticar el "anómalo proceso seguido por Sacyr", el BBVA ha asegurado que este tipo de actuaciones "no ayudan a generar confianza en el adecuado funcionamiento de los mercados de capitales españoles y perjudican su imagen internacional". Además, la entidad considera que "la pretendida incorporación [de Sacyr] no aportaría estabilidad adicional a la base accionarial del banco", ya que "difícilmente" la dimensión de la constructora "puede garantizar una apuesta permanente, continuada y no especulativa en esa inversión".

El banco considera que la participación de Sacyr estaría sujeta a "las eventuales vicisitudes" de sus principales negocios y estaría condicionada por la composición accionarial de la empresa constructora e inmobiliaria, "por lo que no se le podría considerar como un inversor de referencia para una entidad de la dimensión y trascendencia que BBVA tiene en los mercados en los que opera".

El rechazo del banco a que Sacyr entre en el Consejo se fundamenta también en que "iría en contra del modelo de gobierno corporativo de BBVA, que regula de modo muy exigente los posibles conflictos de interés entre los consejeros y la sociedad".

Además, el banco cree que las características financieras de la operación -la constructora ampliaría capital en 1.100 millones para hacer esta inversión- "hacen igualmente desaconsejable su aceptación". Con esta posición, el BBVA rechaza la pretensión de Sacyr de hacerse con un número "razonable" de consejeros en el banco, así como de participar en la gestión del grupo financiero.