EDITORIAL

Hechos relevantes claros

El nuevo presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Manuel Conthe, parece dispuesto a abordar las inmensas lagunas que rodean a este organismo. Ayer, durante la comparecencia en el Congreso para explicar la memoria anual de la Comisión de Valores, avanzó que el Ministerio de Economía está elaborando una norma que clarifique de una vez por todas qué debe considerarse como hecho relevante.

'Es importante especificar qué supuestos se presumen como hecho relevante que han de ser comunicados por los emisores para eliminar la discrecionalidad a la hora de valorar si lo son', explicó Conthe ante los diputados que conforman la Comisión de Economía.

De acuerdo con los trazos de la nueva normativa que avanzó Conthe, el planteamiento incluye fijar con gran precisión qué tipo de noticias tienen vedada su comunicación por canales alternativos a la Comisión de Valores. Por ejemplo, una información que entrase en supuesto de hecho relevante no podría ser comunicada a prensa o a analistas antes que al conjunto del mercado. El presidente de la CNMV explicó, además, que, cuando la nueva normativa esté en funcionamiento, los hechos relevantes se comunicarán al mismo tiempo al mercado y al organismo. Sólo a posteriori, recalcó Conthe, la Comisión de Valores 'podrá obligar a las sociedades a rectificar o complementar las comunicaciones'.

La líneas maestras de la reforma anticipadas ayer por el máximo responsable de la CNMV están en la línea correcta. Es necesario que los hechos relevantes sean eso, relevantes, además de claros y rápidos. Desgraciadamente, es cada vez más frecuente encontrar como hecho relevante cualquier menudencia. Y también es una práctica habitual encontrarse con hechos relevantes que han pasado por un proceso de negociación entre las empresas implicadas y la Comisión de Valores de espaldas al mercado. Es un buen momento para que se impongan el rigor y la claridad.