EDITORIAL

Touroperador español

La compra por un consorcio español liderado por la familia Riu, en el que participa la Caja de Ahorros del Mediterráneo y el grupo empresarial Matutes, del 17% del touroperador alemán TUI, porcentaje que da un control efectivo sobre el líder turístico europeo, es una buena señal para el sector principal de la economía española. Cientos de miles de empleos dependen de que los grupos turísticos alemanes y británicos decidan incluir paquetes de viajes a España en condiciones ventajosas. Sin ello, nuestra industria de sol y playa, dominante todavía por muchos años en la estrategia del sector, no podría vivir. La familia Riu, propietaria de la empresa del mismo nombre, que ya está asociada a TUI en el negocio hotelero, ha encabezado desde hace meses la búsqueda de socios españoles para conseguir el control efectivo del touroperador. Lo ha conseguido, aunando fuerzas con una caja valenciana y el ex ministro Matutes.