Inversión

Apetito extranjero por la renta fija española

Los inversores no residentes no sólo son los principales propietarios de las acciones cotizadas en la Bolsa española. También son los dueños de la mayor parte de los títulos de renta fija, con un peso incluso mayor que en renta variable. Así se constata en un análisis realizado por AIAF Mercado de Renta Fija sobre la distribución del saldo vivo total, que revela que casi la mitad, cerca de 150.000 millones de euros, está ya en manos de inversores extranjeros institucionales.

Aunque su peso difiere según el tipo de producto (bonos, cédulas y obligaciones, participaciones preferentes, pagarés o bonos de titulización), estos inversores se han convertido en demandantes principales de la mayor parte del papel que los emisores han puesto en el mercado en los últimos años.

De hecho, buena parte del éxito de acogida de las emisiones y el fuerte crecimiento que están viviendo mercados específicos como el de la titulización de activos, convertido ya en España en el segundo de Europa, se debe precisamente al voraz apetito de estos fondos, sobre todo de alemanes y franceses. El interés de los extranjeros por la renta fija privada española ha ido creciendo conforme desaparecía el diferencial entre bonos alemanes y españoles y los títulos del Tesoro perdían parte de su atractivo.

Crece el interés de los inversores por los bonos titulizados

De hecho, la evolución de la renta fija no ha dejado de sorprender, superando cada año las expectativas y con fuertes crecimientos del saldo en circulación. Y eso a pesar de que en el último año no se ha vivido con el mejor de los escenarios posibles ante las expectativas alcistas de los tipos de interés.

Los inversores extranjeros dominan sobre todo en el mercado de bonos corporativos, cédulas y obligaciones, con un peso del 65,9% y en el mercado de los bonos de titulización, donde son propietarios del 56,5% del saldo vivo total, según los datos de AIAF.

'Las grandes emisiones de bonos de titulización y cédulas se están colocando fundamentalmente entre fondos extranjeros, que se están quitando el papel de las manos', asegura Julio Alcántará, director general adjunto de AIAF. De hecho, Alcántara cree que a corto plazo el mercado de titulización es el que cuenta con más potencial de crecimiento. Este tipo de activos con colateral están ofreciendo entre 20 y 30 puntos básicos por encima de los títulos del Tesoro. Son más baratos para el emisor al contar con mejor calificación (triple A) que los bonos normales y más seguros para el inversor, lo que explica su favorable evolución.

Descontado el peso de los extranjeros, el saldo que queda se distribuye entre cartera propia (18,7%) y el resto a terceros (un 10,1% personas físicas, un 9,6% fondos, un 6% empresas y un 2,4% seguros).

Los fondos y las empresas se concentran sobre todo en el mercado de pagarés, mientras que los particulares invierten fundamentalmente en participaciones preferentes.

Los bonos de titulización absorben ya el 34,4% del saldo en circulación de los activos de renta fija privada, seguidos de los bonos y obligaciones (21,81%), las cédulas (22,02%), los pagarés (14,53%) y las participaciones preferentes (7,2%).

Los bonos, pendientes de la Reserva Federal

Las mayores firmas de intermediación de renta fija apuestan por que la Reserva Federal de Estados Unidos realice una nueva subida de los tipos de interés en su próxima reunión del 14 de diciembre, según una encuesta realizada por Bloomberg. De 22 encuestados, 20 creen que se producirá tal subida en lo que constituye la última reunión del año.

Hace unas semanas la percepción era algo diferente y había más analistas que pensaban que los tipos se mantendrían estables en esa reunión. De hecho, sólo seis entre 20 encuestados esperaban subidas en diciembre. Sin embargo, la mejora de ciertos indicadores como el empleo, las ventas minoristas y la subida del índice de precios de consumo en octubre ha aumentado las expectativas sobre un nuevo movimiento de la Reserva Federal que, en todo caso, está aplicando subidas muy graduales y previsibles por el mercado. La Reserva Federal ha subido los tipos de interés un cuarto de punto en cada una de las cuatro últimas reuniones, desde el 1% hasta el 2%.

La mayoría de los encuestados se inclina por que la subida será de otro cuarto de punto.