Cifras

El beneficio de Renfe baja el 25% por los problemas del AVE a Lleida y el 11-M

Renfe obtuvo durante los nueve primeros meses de 2004 un resultado positivo, después de las aportaciones del Estado, de 58,6 millones de euros, lo que supone un descenso del 25,45% respecto a los 78,6 millones registrados en el mismo período del año pasado.

Los ingresos totales ascendieron a 2.348 millones, lo que significa 120,1 millones más que en 2003 y un aumento del 5,4%, mientras que los gastos se incrementaron en 119,4 millones de euros, hasta 2.337,4 millones.

Renfe explicó que son tres los factores fundamentales que han incidido en los resultados de este año, el más importante de ellos el efecto sobre el transporte de viajeros de los atentados terroristas del 11-M. La pérdida temporal de viajeros como consecuencia del siniestro, hoy ya recuperada, ha impedido el cumplimiento de las previsiones de movimientos de personas en la práctica totalidad de los negocios de la compañía, tanto en AVE y Grandes Líneas como en Cercanías y Regionales.

El segundo factor negativo ha sido el retraso continuado en la entrada en servicio de los nuevos trenes de alta velocidad, tanto los de larga distancia como los denominados 'lanzadera'.

En este caso, los retrasos continuados han impedido la recuperación de toda la oferta en la línea Madrid-Sevilla, ya que dos de sus trenes prestan servicio en la de Madrid-Lleida. Asimismo, el aumento en el precio del petróleo ha provocado un incremento 'muy notable' de los gastos, al precisar una parte del parque de Renfe de energía diésel.