Telefonía movil

Móviles reorganiza su estructura en Latinoamérica para ganar eficiencia

Latinoamérica gana cada día peso en Telefónica Móviles, y más con las diez filiales de Bellsouth. Para adaptarse a los nuevos tiempos, la compañía va a acometer una profunda reorganización de su estructura en la zona para ganar eficiencia.

El nombramiento de Eduardo Caride como presidente de la región del Cono Sur de Telefónica Móviles ha sido sólo el principio. El presidente de la compañía, Antonio Viana-Baptista, desveló ayer que este movimiento forma parte de un plan de mayor calado, que tendrá como resultado final una completa remodelación en América Latina.

Los planes pasan por dividir la región en cuatro áreas. La primera corresponde a la zona de influencia de México, que asumirá Guatemala y Centroamérica. Los primeros pasos ya se han dado, puesto que el país azteca ha asumido y centraliza en estos momentos operaciones comunes.

La segunda región integrará Venezuela, Colombia, Perú y Ecuador, así que se convertirá en una de las más potentes. La filial venezolana es la operadora con más clientes entre las que Telefónica ha comprado a Bellsouth y Colombia es el país con mejor potencial, según Viana.

Brasil será la tercera región. Por su peso específico y peculiaridades -tamaño, idioma y presencia de Portugal Telecom-, formará una sola zona.

Por último, la reorganización se cierra con la región del Cono Sur, que engloba a Argentina, Chile y Uruguay.

Ya está decidido quién presidirá esta última zona, pero faltan las otras tres. En Brasil las funciones las asumirá el ejecutivo de Vivo, Francisco Padinha, y están pendientes los dos nombramientos restantes. El objetivo de esta reorganización no es otro que lograr la máxima eficiencia en la gestión de las operadoras en Latinoamérica, a través del ahorro de costes y la generación de sinergias.

Además de adelantar la reorganización, Viana se sacó ayer una espina que tiene clavada con respecto a la imagen que, desde España, se tiene de las operaciones en México. El presidente de Móviles considera que el potencial de este país no se aprecia y que no se refleja en el precio de la acción. Y para demostrarlo utilizó una imagen más que contundente: en dos años, México pesará más que Brasil en las cuentas de Móviles.

En ese momento, en el país azteca tendrá más que diez millones de clientes y todos con más consumo que los cariocas. Puesto que controlan el 92% de la filial, el Ebitda que generen será superior al que llega de Brasil, donde Móviles asume el 35%.