Adquisición

Kmart compra Sears para crear el tercer grupo de distribución de EE UU

En mayo de 2003, la cadena de tiendas de descuento Kmart salió de una grave suspensión de pagos. Y lo hizo para ganar protagonismo. Ayer se convirtió en el comprador de uno de los nombres más emblemáticos de la historia del comercio en EE UU, Sears, Roebuck & Co. El acuerdo, que ambas compañías han calificado de fusión, está valorado en 11.000 millones de dólares y es el mayor que ha habido en el sector. Además, la nueva empresa fusionada se convierte en la tercera cadena de descuento en el país por detrás del gigante Wal Mart y Home Depot.

Tal y como se ha pactado la operación por parte de las dos empresas, los accionistas de Kmart recibirán una acción de la empresa fusionada por cada título que posean. Los de Sears recibirán 50 dólares o media acción de la nueva empresa. La oferta en dinero representa, según el comunicado oficial de ambas, una mejora del 11% sobre el precio del martes.

El acuerdo, pendiente de la aprobación de los accionistas y los reguladores, se completará en marzo de 2005. Se espera que la nueva empresa tenga unos ingresos anuales de 55.000 millones de dólares y entre mejoras de costes y sinergias en sus casi 3.500 tiendas en Norteamérica, consiga ahorrar unos 500 millones de dólares en los próximos tres años. Ninguna de las empresas se refirió al posible impacto negativo para la plantilla y solo indicaron que se conservarían las dos marcas.

Lampert, que controla el 53% de Kmart, también posee el 15% de Sears

La empresa matriz se llamará Sears Holdings Corp y mantendrá la sede en Illinois donde Sears tiene sus raíces. Pero es Kmart la que dirige. Siete de los 10 consejeros serán de Kmart y aunque Alan Lacy, primer ejecutivo de Sears, se convierte en el vicepresidente y consejero delegado, las riendas de la empresa las llevará Edward S. Lampert, presidente de Kmart desde hace 18 meses. Lampert es el protagonista de esta agresiva operación.

Este ejecutivo, se convirtió en el mayor accionista de Kmart cuando a través de su fondo de inversión, ESL se hizo con el 53% de la empresa a la que sacó de la suspensión de pagos saneando su balance y elevando el cash flow.

Durante la tutela judicial y antes, la empresa perdió 57.000 empleados y 600 tiendas. Lampert ha continuado deshaciéndose de activos poco rentables y Kmart tiene beneficios en los últimos trimestres. Los gestores han impuesto restricciones a las inversiones, a los descuentos y han mantenido bajos los inventarios para reforzar la rentabilidad de la cadena. En agosto, el consejo autorizó a Lampert a utilizar el cash flow para invertir en otros negocios.

Se da la circunstancia de que a través de ESL, Lampert es también el mayor accionista de Sears al controlar el 15% de su capital. La fortuna de esta empresa, al contrario que la de Kmart, esta a la baja. Con varios trimestres en negativo y tras haber vendido hace un año uno de sus negocios más rentables, el de tarjetas de crédito, la compañía ha perdido cuota de mercado y rentabilidad. Algunas de las estrategias puestas en marcha para revitalizar el negocio no han dado el resultado deseado.

No obstante, las acciones de Sears dejaron de caer para iniciar una trayectoria ascendente en las últimas semanas tras la adquisición por parte de un fondo de inversión inmobiliario del 4,3% de la compañía. La Bolsa empezó a valorar entonces el potencial en bienes raíces de la cadena, algo que gracias a la estrategia de venta de tiendas de Lampert también se ha apreciado en la cotización de Kmart.

Los ejecutivos aseguraban ayer que la fusión hará que sus propiedades sean más rentables al mejorar su presencia de ventas y eficiencias en las oficinas. Uno de los movimientos esperados es que Sears amplíe su presencia en las ciudades a través de los locales de Kmart y no solo sea una tienda de gran centro comercial (mall).

La cotización de ambas empresas registró ayer fuertes alzas. Los analistas decían que la combinación pondrá más presión en los proveedores. Algunos, no obstante, desconfiaban del curriculum de Lampert y se preguntaban si tras reflotar la empresa liquidaría su patrimonio en ella como hacen los fondos de capital riesgo. En cualquier caso, y más allá de las revalorizaciones de activos inmobiliarios a las que esta fusión pueda dar lugar, muchos expertos del sector afirman que la primera tarea será revitalizar las ventas, algo que por separado no han hecho aún de forma clara.

Edward Lampert, la nueva estrella de la inversión

A sus 42 años, Edward Lampert ha atraído la atención y curiosidad de muchos inversores que se preguntan si este licenciado por Yale es el próximo Warren Buffett. El nuevo presidente de Sears Holding es también el presidente de ESL Investments, un fondo de inversión privado que fundó en 1988 con un capital inicial de 28 millones de dólares y que ahora dispone de 9.000 millones. Su fortuna personal se valora en 2.000 millones de dólares, según Business Week. Todo tiene su lado malo, Lampert tiene que ir con guardaespaldas desde que en 2003 fuera secuestrado durante dos días.

Lampert es un ávido seguidor de las estrategias de inversión de Buffett y su modus operandi se parece mucho al del oráculo de Omaha, con quien ha hablado personalmente en dos ocasiones. Lampert hace inversiones en empresas poco favorecidas por los mercados o con mala gestión. La intención de este inversor no sólo es sacar la máxima rentabilidad a sus inversiones, sino también gestionar las empresas y multiplicar el valor de sus activos.

El mercado respeta a este inversor, que ha trabajado con Robert Rubin y el Nobel James Tobin. ¿Una prueba? Las acciones de Kmart no han dejado de subir desde que se hizo con las riendas de la compañía.

Buenas noticias para Martha

Martha Stewart. Living Omnimedia llegó a apreciarse el 11,5% ayer. Su marca, Martha Stewart, es la más emblemática de Kmart y se prevé que la fusión active las ventas. Kmart y Stewart se han sido fieles aun en tiempo de escándalos. Stewart recibió la noticia en la cárcel en la que pena un delito de obstrucción a la justicia.