Bolsa

El diferencial de inflación con la zona euro sube a 1,2 puntos

El diferencial de la inflacion española con respecto a la media de la zona euro aumentó en octubre a 1,2 puntos, fruto del mayor impacto de petróleo sobre la economía española. Hace ocho meses ese diferencial se encontraba sólo en 0,4 puntos.

La inflación en España no sólo se acelera sino que lo hace más que en Europa. Según los últimos datos de Eurostat, publicados ayer, el IPC armonizado en la zona euro se elevó de media en octubre al 2,4% interanual.

Esta tasa media se sitúa 1,2 puntos por debajo del IPC de España (3,6%, en el mismo mes). El diferencial de inflación de España respecto a la media comunitaria se ha ido elevando en los últimos meses, conforme iba encareciéndose el petróleo. A principios de año, este diferencial se encontraba en 0,4 puntos. Y ahora está ya en 1,2 puntos.

Este comportamiento alcista también se observó hace dos años en la anterior espiral de precios del petróleo. Entonces, el diferencial llegó a alcanzar 1,7 puntos.

En principio, la incidencia de la subida de precios del petróleo debería ser similar en España que en el resto de países comunitarios, también dependientes de las importaciones de crudo.

Sin embargo, en la práctica no es así. Según explica el Banco Central Europeo (BCE) en su último informe mensual, 'inciden otras variables'. Un argumento parte de la base de que la economía española es mucho más dependiente del petróleo que otras europeas, por lo que un subida de la materia prima acaba repercutiendo en mayor medida. En segundo lugar, según el BCE, los países no consiguen evitar de la misma manera los llamados 'efectos de segunda vuelta' (subida de salarios y precios de producción inducidos por el impacto del petróleo).

Sea como fuere, España tiene ahora la inflación más alta de todos los países de la zona euro (si excluimos a Luxemburgo, economía no representativa). Sólo se le acerca Grecia (3,3%), en una fase de crecimiento también expansiva. Fuera de la zona euro pero dentro de la Unión Europea, la estabilidad de precios es mucho menor. Los nuevos socios, influidos también por crecimientos económicos importantes, cuentan con tasas más elevadas en sus precios de consumo. En Hungría, el IPC se encuentra en el 6,4%. En Letonia, llega al 7,2%.

No obstante, las tensiones en el mercado del crudo se han relajado en los últimos días, cotizando el barril de brent (de referencia en Europa) sensiblemente por debajo de los 50 dólares. Ayer se cambiaba a 42,85 dólares.

Mientras tanto, los analistas dirigen sus miradas a más datos que puedan aclarar la evolución económica del Viejo Continente.

Ayer, Eurostat hizo público también la producción industrial de la zona euro en septiembre, que creció al 2,9% interanual, un dato esperanzador.

Los precios también repuntan en EE UU y animan a otra subida de tipos

Según informó ayer el Departamento de Trabajo, los precios de consumo aumentaron un 0,6% en octubre en EE UU, la mayor subida desde mayo y por encima del 0,4% esperado. La inflación subyacente (descuenta el efecto de la energía y los alimentos), quedó en el 0,2%, también por encima de las previsiones. El crecimiento interanual de la inflación es del 3,2%, frente al 3% de 2003. El alza del IPC en EE UU alienta la probabilidad de que la Reserva Federal vuelva a subir los tipos en su última reunión del año, en diciembre.

'La Fed tenía esperanzas de que el dólar debilitado y los precios altos de la energía no acabaran afectando a la inflación subyacente; sin embargo, los precios siguen subiendo', advierten los analistas de UBS.