TRIBUNA

La creciente competencia de la Comisión Europea

Bruselas sigue siendo la capital de la política comunitaria de Competencia, pero Luxemburgo le disputa ya el derecho a ese título. Las multinacionales están defendiéndose de las decisiones administrativas de la Comisión ante las salas del Tribual de Primera Instancia de la UE, con sede en el Gran Ducado. Nada menos que General Electric y Microsoft litigan hoy en Luxemburgo contra la Comisión.

La UE avanza así a pasos agigantados hacia el modelo estadounidense y, quizá más pronto que tarde, Bruselas imite a Washington y opte por la vigilancia judicial, no administrativa, de la actividad empresarial. Luxemburgo se prepara para recoger el testigo. Desde el año pasado, el Tratado de la UE permite la creación de salas jurisdiccionales para pronunciarse en primera instancia sobre ciertos recursos. Y esa posibilidad acaba de estrenarse con la creación de un Tribunal de la Función Pública Europea, que se ocupará de los abundantes contenciosos entre los propios funcionarios e instituciones comunitarias. Otros asuntos, como los litigios sobre marcas, se perfilan como candidatos a un trato judicial personalizado. Y la creciente especialización del Tribunal en Competencia también puede hacer necesaria la creación de una sala sobre esa materia.