Cifras

El gasto regional crecerá en 2005 el doble que el del Estado central

Las comunidades autónomas prosiguen su particular escalada de aumento del gasto público y su peso creciente dentro del conjunto de las administraciones públicas.

Las comunidades autónomas prosiguen su particular escalada de aumento del gasto público y su peso creciente dentro del conjunto de las administraciones públicas. Ya consiguieron con los presupuestos de 2004, alcanzar por primera vez al gasto efectuado por el Estado. Ahora, para 2005, esta circunstancia se ha consolidado. Y no sólo superan el computo de gasto del Estado central (excluida la Seguridad Social) sino que, además, lo han hecho con creces.

Así, mientras el techo de gasto del Estado para 2005 está fijado en 124.525 millones de euros, con un crecimiento del 6,2%, el conjunto de presupuestos de los Gobiernos autónomos asciende a 137.171 millones de euros, con un aumento del 11,2%. Este porcentaje de aumento supone casi el doble que el del Estado, y en términos absolutos 12.700 millones más, buena prueba de por donde pueden ir las cosas en los próximos años.

Tal espiral en el gasto autonómico es acogida con especial preocupación por instituciones internacionales como el FMI. En su reciente informe sobre España, el organismo que dirige Rodrigo Rato aconseja que las comunidades autónomas 'se fijen un techo de gasto anual' como ocurre con el Estado para evitar el despilfarro. Además, propone 'controles cruzados' de tal forma que 'se censuren públicamente las políticas derrochadoras'.

Aumentan las inversiones vía empresas públicas cuya deuda no genera déficit

Desde el Gobierno central, también se acude a llamadas a la cautela. A pesar de que las comunidades pactaron equilibrio fiscal, siguiendo los dictados de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, lo cierto es que en 2003 (primer año de aplicación de la norma) 11 de las 17 comunidades han presentado cuentas deficitarias. Para 2005, hay previsto un ligero déficit conjunto del 0,1% del PIB, que no se sabe si se va a cumplir. Los Ejecutivos autónomos argumentan que sus necesidades de financiación han crecido sobremanera, sobre todo los gastos sanitarios, capítulo que absorbe ya el 30% de los presupuestos regionales.

Esta mayor necesidad de financiación está siendo sufragada con mayor endeudamiento, en algunas ocasiones de forma extrapresupuestaria. El color político no parece ser la clave del comportamiento regional. Así la Generalitat catalana (tripartito de izquierdas) ha previsto elevar un 65% las inversiones para 2005. Gran parte de ellas se harán mediante empresas públicas cuya deuda no computa como déficit con los criterios contables de Eurostat.

En la Comunidad Valenciana, donde gobierna el PP, esta práctica ya es habitual en múltiples empresas que no generan déficit público y sí deuda. Para el próximo año el presupuesto valenciano aumenta un 9,7%, por encima del PIB nominal, ayudado con un déficit programado de 730 millones de euros. En Cantabria, donde gobiernan los regionalistas con apoyo del PSOE, se ha hecho algo parecido. Se ha constituido para este fin (financiación extrapresupuestaria) la sociedad de Coordinación de Empresas Públicas.

Por su parte, el Ejecutivo de Castilla y León, del PP, ha abierto la puerta a un mayor endeudamiento hasta 368 millones, para obtener más inversión. El recurso a la deuda parece ser la solución.

Euskadi: La difícil búsqueda de un equilibrio político

El Gobierno vasco corre el riesgo de tener que prorrogar los presupuestos para 2005, como ya hizo para los de este año. El Ejecutivo regional liderado por el PNV necesita del apoyo de los socialistas del PSE-EE o de SE (Batasuna). Y el ambiente está enrarecido por las discusiones con Madrid sobre el cupo vasco (aportación al Estado por los servicios no transferidos).

Las cuentas regionales de 2005, presentadas ya en el Parlamento, contemplan un crecimiento del 6,8%, similar al del PIB nominal. El texto incluye por tercer año consecutivo, una dotación (200 millones) para sufragar desde Vitoria competencias no transferidas.

Andalucía: Al cobijo de los fondos procedentes de la 'deuda histórica'

Andalucía contará el próximo año con un presupuesto de 24.451 millones de euros (un 11,5% más), tras la incorporación de 650 millones, a cuenta de la 'deuda histórica' de 2.500 millones que el Estado central acaba de saldar con la comunidad.

Un dinero 'extra', que servirá básicamente 'para elevar las inversiones un 24%, hasta los 5.100 millones de euros', según confirma el consejero andaluz de Economía, José Antonio Griñán. Las relaciones con el Ejecutivo central, del mismo color político, son ahora excelentes, tras conseguir arrancar del Estado unos fondos proporcionales a la población andaluza, informa Rosa Coronilla.

Madrid: Rigor fiscal y renuncia a un mayor endeudamiento

La Comunidad de Madrid es un ejemplo de austeridad fiscal en las administraciones territoriales. El equipo de la presidenta Esperanza Aguirre prevé mantener el equilibrio presupuestario en 2005. A la vez, renuncia a incrementar el nivel de endeudamiento que tenía la comunidad a fecha de 31 de diciembre de 2003.

No obstante, esta austeridad es más fácil de conseguir por la favorable evolución de los ingresos tributarios, fruto del dinamismo económico de la región. Destaca la recaudación por impuestos indirectos, ligados al consumo, que harán posible elevar el presupuesto un 9%, hasta los 15.000 millones de euros.

Tímidos avances en beneficios fiscales

Se suceden rebajas y alzas de impuestos de escasa entidad por toda la geografía autonómica para 2005. En Madrid, por ejemplo, se dará paso a la segunda fase para la eliminación del impuesto de sucesiones para mayores de 21 años. En transmisiones patrimoniales, una reducción del tipo al 4% pero sólo para las familias numerosas que compren su vivienda habitual. La Generalitat catalana ha creado 18 nuevas tasas, de escasa cuantía, sin que haya elevado el tipo en el resto de tributos. Aragón, por su parte, concentrará su esfuerzo en las infraestructuras 'cuyo programa de mejora de carreteras crece un 42%', según el consejero de Economía, Eduardo Bandrés.

2Castilla-La Mancha ha preferido centrarse en el IV Centenario del Quijote. El presupuesto regional de gestión cultural aumenta un 21%. Navarra rebaja el impuesto de sociedades para micropymes (del 32,5% al 30%), además de deflactar la tarifa del IRPF, como hizo el Ejecutivo central.

3Canarias ha retocado la presión fiscal (elevando al 6% el tipo del impuesto de actos jurídicos documentados para 'compensar' el menor consumo (recaudación) por el encarecimiento del crudo.