Álvarez

Fomento aplaude la entrada del sector privado en la financiación de las infraestructuras

El Ministerio de Fomento ha decidido permitir la entrada del sector privado en la financiación de las infraestructuras públicas, con el objeto de paliar la limitación presupuestaria y la poca capacidad de maniobra para acometer nuevos proyectos.

Así lo ha explicado la ministra, Magdalena Álvarez durante su intervención en el Foro ABC celebrado en Madrid, donde ha apuntado a la "responsabilidad" como la primera causa de esta decisión y a la necesidad de garantizar la vertebración del Estado a través de la interoperabilidad de los modos de transporte, con el objeto de garantizar el desarrollo económico y el aumento de la productividad.

Esta anuncio se produce un día después de la reunión que mantuvieron representantes de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) con el Ministerio de Fomento para presentar a la titular del departamento un plan de 20.000 millones de euros de inversión en infraestructuras a realizar entre los años 2006 y 2012.

Álvarez calificó el encuentro de "magnífico" y mostró su satisfacción por la iniciativa de las empresas a la hora de plantear proyectos y soluciones para el "poco nivel" de maniobra que tiene el Gobierno en esta materia, ya que en la actualidad está comprometido el 98% del presupuesto de inversiones para el presente año y el 92% para 2005.

En cuanto a las propuestas concretas realizadas por la patronal, la ministra no quiso entrar a valorarlas una por una, si bien garantizó que no se crearán autopistas de peaje en las zonas donde no exista previamente una autovía gratuita.

"Desde el punto de vista del diálogo y la iniciativa, la actitud de los empresarios ha sido de aplauso. En cuanto al fondo, en algunas cosas estamos de acuerdo y en otras no", indicó.

AVE a Barcelona

Por lo que se refiere a la línea ferroviaria de Alta Velocidad (AVE) Madrid-Lleida, cuya llegada a Barcelona está prevista para 2007, Álvarez no quiso comprometerse en que plazos superará los 220 kilómetros por hora e incluso afirmó desconocer a que velocidad irán los primeros trenes AVE a Barcelona.

"A la línea Madrid-Lleida la he llamado muchas veces en tono de broma el sucedáneo de AVE porque el material móvil no alcanza la alta velocidad. En cuanto a la que irán los trenes de Madrid a Barcelona será la que se pueda", ironizó.

Finalmente prometió que el AVE llegará a Málaga también en 2007 y criticó las "disfunciones en materia de competencias" por parte de Renfe y del Gestor de Infraestructuras Ferroviaria (GIF), que han provocado, a su juicio, muchos de los retrasos en la puesta en marcha de la alta velocidad ferroviaria en España.