Automoción

Fiat y VW prevén una recuperación pese a empeorar sus resultados

Los primeros nueve meses del año han traído malas noticias a Volkswagen y peores aún a Fiat. El mayor fabricante de automóviles de Europa ganó el 43,5% menos hasta septiembre, lastrado por el alza del petróleo y por el estrechamiento de los márgenes por la guerra comercial y por el alza del euro. Las cifras de Fiat hacen mejores las de VW. La compañía italiana multiplicó por seis las pérdidas por la ausencia de extraordinarios. Aun así, mantiene previsiones.

Los presupuestos de la compañía que preside Bernd Pischetsrieder se mantienen fijos en lograr una ganancia operativa de 1.900 millones, excluyendo los 400 millones que se dotarán como provisión para la reestructuración de la compañía. Y es que Volkswagen se esforzó ayer en hacer ver que las cuentas han experimentado una mejoría en el tercer trimestre (pese a perder beneficio por séptima vez seguida), ayudadas por el plan de racionalización ForMotion, que ya ha logrado un ahorro de 850 millones en nueve meses. El mercado valoró ayer estas medidas con un repunte del 1,86% en Bolsa.

En cualquier caso, el grupo afirmó ayer que las condiciones de mercado 'siguen siendo duras'. Este argumento lo ha manejado la dirección repetidamente en sus negociaciones con la plantilla para imponer una congelación de salarios de dos años y reducir los costes un 30% hasta 2011. La reunión de ayer, la quinta entre plantilla y dirección, sirvió para distanciar posturas, según el portavoz de IG Metall, Jörg Koether, quien aseguró al término que 'la situación ha empeorado' y que, por ello, 'casi con seguridad' habrá paros. Los 103.000 empleados alemanes reclaman el mantenimiento de sus empleos, algo que no garantiza VW.

Fiat, por su parte, aseguró ayer que avanza en su largo tránsito hacia los números negros. Y eso, que el fabricante italiano cerró septiembre con unas pérdidas de 1.212 millones. El grupo que preside Luca Cordero di Montezemolo sufrió la ausencia de extraordinarios que sí se dieron el año pasado, cuando la compañía llevó a cabo una fuerte política de desinversiones. Aún así, la venta de camiones de su filial Iveco y de CNH, la división dedicada a maquinaria agrícola, lograron que las pérdidas operativas en el trimestre se redujesen a 97 millones desde 303 millones. æpermil;sta mejoría es la séptima trimestral consecutiva. 'Fiat ha conseguido una estructura más delgada', aseguró ayer en una nota, lo que le llevó, al igual que VW, a confirmar sus previsiones de entrar en break even operativo este ejercicio. Fiat ganó ayer el 3,6% en Bolsa.

De vuelta a Alemania, la venta del paquete accionarial que mantenía en Hyundai llevó a DaimlerChrysler, la compañía germano-estadounidense radicada en Stuttgart, a volver a beneficios hasta septiembre. El grupo también confirmó sus previsiones de lograr un beneficio operativo superior a los 5.100 millones de 2003 y ventas de 4,8 millones de coches, lo que un alza del 12% hasta las 4,8 millones de unidades.

La positiva evolución del negocio en Chrysler (con un beneficio operativo de 1.041 millones tras perder 649 millones en 2003) contrarrestó la merma de Mercedes Benz, cuyas ganancias operativas cayeron el 30%. Las causas fueron el cambio de modelos y la revisión de 700.000 coches por fallos en los frenos. Tampoco marcha bien Smart. De hecho, Daimler está 'estudiando su futuro', según el director financiero, Manfred Gentz.

francia Los dos fabricantes galos mejoran el negocio en 2004

El grupo francés PSA Peugeot-Citroën cerró los nueve primeros meses del año con una cifra de negocio de 41.744 millones de euros, lo que supone un aumento del 4% respecto al mismo período de 2003.

La facturación de la división de automoción aumentó un 3,6%, hasta los 33.516 millones. El área de financiación (Banque PSA Finance) aumentó sus ingresos un 1,2%, con 1.299 millones.

La compañía que preside Jean Martin Folz vendió 2,47 millones de unidades, el 1,6% más, gracias al éxito del Citroën C2 y C3 y del Peugeot 307.

Su rival Renault registró una facturación de 30.248 millones en los nueve primeros meses, lo que supone un alza del 10,6%.

El presidente del grupo, Louis Schweitzer, mostró ayer su satisfacción con la producción de sus fábricas en España y garantizó la asignación futura de nuevas inversiones.

El grupo galo ha adquirido un 26% adicional en la sociedad rusa Avtoframos por un importe de 33 millones de euros, con lo que eleva su participación al 76%.