Mary G. Hoeveler

'Los especuladores están entrando en el arte'

Con 42 años, ha sido vicepresidenta senior de Christie's y ahora dirige el asesoramiento de arte en Citigroup. Hoeveler habla de la fuerza del mercado del arte, con respecto a otros mercados, aunque advierte de que 'el buen coleccionista lo es por vocación'

La directora de asesoramiento de Arte de Citigroup Private Bank, Mary G. Hoeveler, admite que su colección privada es 'a baja escala' pero llena de nuevos talentos del arte contemporáneo. Lo dice quien fuera vicepresidenta senior de la casa de subastas Christie's, quien aconseja desde Citigroup Private Bank a coleccionistas de arte del más alto nivel y quien es una conocedora privilegiada no sólo de la historia del arte sino también de la inversión en uno de los más característicos campos de los activos tangibles: el mercado del arte.

Pregunta. ¿Cuál es la situación actual del mercado del arte?

'Estamos comenzando a ver saturación en el mercado del arte contemporáneo'

Respuesta. Es bastante fuerte si lo comparamos con otros mercados financieros. Tradicionalmente si la Bolsa cae, el mercado del arte le sigue unos años después. Pero esto no ocurrió con la crisis bursátil de 2000, ya que el arte ha demostrado mucha fuerza en los últimos cuatro años. Dada la volatilidad de otros mercados, muchos se han pasado al arte. Pero hay que dejar algo claro: el mercado del arte no es sólo uno, hay tantos como movimientos artísticos.

P. ¿Es una inversión segura?

R. No diría que es una inversión segura, pero la gente se suele pasar al arte, a lo tangible, por razones psicológicas; se prefiere invertir en algo que posees físicamente. Dada la fuerza de este mercado, muchos especuladores han comenzado a entrar, sólo por razones económicas y no necesariamente por un interés artístico. Tengo que decir que no es muy positivo porque provoca volatilidad, los precios suben artificialmente, se compra y se vende muy rápido y esto no es bueno.

P. ¿Esto da lugar a saturación en el mercado?

R. Estamos comenzando a ver el techo del mercado en muchos campos como el arte contemporáneo, sobre todo en el posterior a la II Guerra Mundial, donde los precios han crecido extraordinariamente. La gente cree que aún es el momento para comprar alguna obra maestra del siglo pasado a un precio relativamente asequible porque han visto lo que ha pasado con el mercado impresionista en los ochenta y noventa, en que hoy un cuadro de primera línea puede ascender a varios millones de dólares, aunque los artistas icónicos del siglo XX tienen unos precios elevadísimos. Además, los que están entrando a este mercado son, en gran medida, los baby boomers, gente joven que se siente más cómoda con el lenguaje artístico contemporáneo. Este coleccionismo se convierte en un estilo de vida.

P. ¿Cuál es su trabajo en el departamento de arte de Citigroup?

R. Desde 1979, tratamos de educarlos sobre el mercado, al darles una visión financiera sobre las obras que buscan, además de que representamos a nuestros clientes en subastas y ventas privadas y en los circuitos del arte, en caso de que ellos no puedan personalmente. Además, nos ocupamos de todo lo relativo a traslados, mantenimiento o seguros de la obra. También gestionamos herencias y filantropías.

P. ¿Cómo es el perfil del coleccionista? ¿Lo ve sólo como inversión?

R. El coleccionista de hoy está en torno a los 40 años, aunque la mayoría de nuestros clientes tienen entre 40 y 70 años. Pertenece al mundo de los negocios o son emprendedores que han comenzado a ganar dinero jóvenes. Son coleccionistas más sofisticados que los de décadas pasadas, cuando se compraban grandes cuadros indiscriminadamente, sólo por el nombre. Nuestros clientes son coleccionistas por vocación, porque les gusta el arte y estos son los mejores inversores. Así que nosotros no promocionamos necesariamente el arte como mera inversión.

P. ¿Es una inversión a largo plazo?

R. En el mercado del arte necesitas tomar una estrategia a largo plazo. Aunque como el mercado se ha calentado en los últimos años, hemos empezado a ver a inversores que compran una pieza y la venden en el corto plazo, un año o dos, con una tremendo beneficio sobre la inversión. Pero estos son, bien intermediarios profesionales, o coleccionistas que llevan muchos años.

P. Si el mercado del arte contemporáneo está un tanto saturado ¿Dónde están las mejores oportunidades?

R. En la pintura del siglo XIX, o incluso, en algunos impresionistas que están minusvalorados. En cada sector del mercado hay ciclos y artistas cuya fama es variable. De todas formas, creo que en todo mercado hay oportunidades, incluso en el del arte contemporáneo. Por ejemplo: el minimalismo. Los coleccionistas están continuamente redescubriendo e investigando nuevas propuestas.