Nace el octavo banco del mundo

Botín designa a Gómez Roldán primer ejecutivo de Abbey National

El presidente del Santander, Emilio Botín, y el consejero delegado, Alfredo Sáenz, han optado finalmente por situar al frente del banco británico Abbey Nacional a un español procedente del grupo, Francisco Gómez Roldán, director general responsable del área financiera del banco hasta ahora.

Botín sorprendió ayer con el nombramiento del primer ejecutivo de Abbey en la junta de accionistas que dio luz verde a la compra. Sólo faltan ejecutar los trámites técnicos de la compra del sexto banco británico para que el nuevo grupo, el octavo del mundo, nazca el próximo 12 de noviembre. Ese día Gómez Roldán tomará posesión de su nuevo cargo.

El presidente del grupo explicó ayer en rueda de prensa posterior a la junta extraordinaria que tanto él como Sáenz pensaron desde el primer momento que el nuevo consejero delegado de Abbey 'debería ser español y de la casa', alguien que conociese la política del Santander.

'Preferimos tener un crack nuestro que conozca la casa y la política del Santander que un crack británico', añadió. Pese a ello, aseguró que 'el equipo será fundamentalmente británico'.

'Preferimos un crack nuestro que conozca la casa a uno británico'

'Seguirá siendo un banco británico', asegura el presidente de SCH

El nombramiento de Gómez Roldán en Abbey ha provocado un ajuste interno en el Santander. La dirección financiera que él controlaba ahora se desglosa en dos. Se crea una dirección general de intervención y contabilidad, a cuyo frente continúa José Tejón, aunque éste pasa de depender de Roldán a depender directamente de Alfredo Sáenz. La otra dirección que se constituye es la de relación financiera y de inversores, para la que se ha designado a José Antonio Álvarez, que pasa de director general adjunto a director general. Álvarez fue fichado hace algo más de dos años del BBVA, y su primera misión fue el diseño de la OPV de Banesto. Otro cambio: Jorge Mourtúa, hasta ahora director general adjunto responsable de tesorería asciende a director general. Esta área pasa de depender de Gómez Roldán a ser englobada en banca mayorista.

Los cambios también afectan a la cúpula de Abbey. El consejero delegado, Luqman Arnold, dejará este cargo también el día 12 de noviembre. Quien sí seguirá en Abbey es su actual presidente lord Terry Burns, que mantendrá el mismo cargo.

Ante los accionistas, Botín quiso ser prudente al declarar ante los accionistas que tras la operación del Abbey, 'no me parece oportuno hacer pronósticos sobre cuál puede ser, en lo sucesivo, la actuación de otras entidades financieras'. Aseguró que la compra de un banco británico obedece, entre otras razones, al hecho de que 'el mercado bancario del Reino Unido es uno de los más atractivos de Europa. Y recordó, que a pesar de la compra de Abbey, éste seguirá siendo un banco británico, aunque el Santander aportará su modelo de negocio.

Botín quiso agradecer a su socio, el Royal Bank of Scotland, la alianza que ha durado 15 años porque sin ella el Santander no hubiera conocido bien este mercado.

La junta ratificó ayer la entrada de Javier Botín, hijo del presidente, en el consejo de administración.

El inglés se queda como asesor hasta junio

El hasta ahora consejero delegado de Abbey, Luqman Arnold, principal promotor de la venta del banco al Santander junto a Juan Rodríguez Inciarte por la parte española, abandona este puesto antes de lo previsto. Su salida del cargo estaba prevista para mediados de 2005, fecha que se adelanta al 12 de noviembre.

Pero Luqman Arnold, con una brillante carrera de ejecutivo y con fama de estar especializado en drásticas reestructuraciones seguirá en el banco hasta junio pero como asesor. Su indemnización fijada en los acuerdos de compra venta, sin embargo, se mantiene. Cobrará 7,5 millones de euros.

El director financiero que vino de Argentaria

El nuevo primer ejecutivo que Santander ha elegido para Abbey National tiene una larga experiencia en la gestión de primer nivel en la banca. Ahora asume por tercera vez en menos de diez años, de 1996 a 2004, el puesto de consejero delegado de una entidad bancaria.

Gómez Roldán, nacido en Cáceres en 1953, casado y con dos hijos, es ingeniero agrónomo de formación. Pero ha tenido su desarrollo profesional en la banca. Entró en el antiguo Banco Vizcaya en 1978 y recaló en 1991 en Argentaria, donde pasó a ser consejero delegado en 1996.

Cuando Alfredo Sáenz, hoy consejero delegado del Santander, estaba reflotando Banesto, le fichó como consejero delegado. Fue en junio de 2000. Pero menos de dos años después, en marzo de 2002 fue reclamado por el grupo Santander para ocupar el actual cargo de director general de la división financiera del grupo, después de que Alfredo Sáenz accediese al cargo de consejero delegado desde su anterior presidencia en Banesto.