CincoSentidos

Los filósofos abren consulta

Sócrates, Platón y toda la estirpe de pensadores que han dado más de dos mil años de historia filosófica han comenzando a salir de las aulas, academias y universidades para mezclarse con el ciudadano de a pie. Al menos eso es lo que pretenden los asesores filosóficos, también llamados consultores, que profesan una tercera vía entre la psicoterapia y la autoayuda.

Asesorías individuales, a empresas o cafés filosóficos son algunas de las aplicaciones que ofrece esta nueva profesión. Todo ello para intentar que 'madure la filosofía de vida del cliente', dice Mónica Cavallé, presidenta de la Asociación Española para la Práctica y Asesoramiento Filosófico (Asepraf) fundada en 2002. De este modo se cuestionan creencias que no habían salido a la luz. 'Muchos problemas existenciales no tienen por qué ser disfunciones mentales', comenta, 'sino que tienen raíz filosófica'.

Esto ocurre también en la vida de empresa, según explica Jaume Puigferrat, que desde su despacho en Barcelona asesora a productoras de cine y otras compañías. Su trabajo se centra en los departamentos de dirección y de Recursos Humanos, a los que asesora incluso sobre sus necesidades existenciales, 'intentado hacer ver a las personas que tan importante es la parte económica como la vivencial', explica.

Raúl Aivar, de A.R. Motor, admite que le ayudó a reorientar su negocio de la venta de turismos a coches de lujo, 'más acorde conmigo'. La visión filosófica es 'global y ayuda a tener en cuenta todos los factores a la hora de tomar una decisión', asegura Puigferrat. En el caso de los directivos, estima que el problema es su 'obsesión con priorizar el dinero, cuando existen más factores en la buena marcha de una empresa'.

'Se trata de ayudar a la persona a que se clarifique', explica Cavallé. La premisa para el tratamiento es que no se trate de una persona con una enfermedad mental sino 'individuos que quieran introducir claridad en sus modos de vida'.

El que fundara en 1981 la llamada Filosofía aplicada o práctica, el alemán Gerd Achenbach, la define como 'una manera de pensar conjuntamente con otros'. En España, el bombazo de popularidad lo dio la edición del bestseller Más Platón y menos Prozac en 2000, del americano Lou Marinoff, que preside la Asociación Americana para la Práctica Filosófica.

La filosofía que huye de la abstracción para abrazar la vida. Algo similar han hecho los libros de autoayuda, pero 'de un modo muy parcial', comenta la asesora, Rayda Guzmán. 'La mayoría de estos libros parten de lecturas simplistas de la filosofía', asegura. 'La solidez y validez' que aportan dos milenios de filosofía es la principal baza con la que juegan y la dialéctica su principal herramienta para combatir el 'exceso de filosofía improvisada'.

Una nueva salida laboral

Un síntoma de que la asesoría filosófica comienza a perfilarse en España como una salida laboral efectiva para los licenciados en Filosofía es la inminente inauguración del primer máster para formar a especialistas en esta práctica. Será a partir de febrero de 2005 en la Universidad de Barcelona con una duración de 300 horas y con posibilidad de acceder a un doctorado. El proyecto está tan avanzado que las listas están casi completas y el precio de 1.500 euros por año perfilado. Cataluña es una de las comunidades donde más ha cuajado, como demuestra el hecho de que desde la citada Universidad, la doctora Rayda Guzmán trabaje en la creación de un modelo para la Filosofía aplicada: el Modelo de Barcelona, basado en técnicas de creatividad como método de conocimiento.

Otro síntoma: en 2006 Sevilla acogerá el Congreso Internacional de Asesoramiento Filosófico que reunirá a miembros de las asociaciones con sede en Alemania y Estados Unidos, entre otros.

La formación de posgrado de Barcelona se abre como alternativa a los cursos que se imparten en Estados Unidos, aunque desde la Asociación Española (Asepraf) se continuará formando a filósofos con vocación de consejeros.

sugerencias

Los filósofos han reflexionado desde distintas perspectivas sobre problemas existenciales que buscan el sentido de la vida. Algunas lecturas que recomienda la presidenta de Asepraf, Mónica Cavallé, son:

'Las meditaciones' de Marco Aurelio que 'ayuda a encontrar un espacio de paz interior'.

'Los diálogos' de Platón, que son 'una introducción a la reflexión filosófica'

'Las epístolas' de Séneca, que son cartas a amigos que lidian con 'la aplicación de la filosofía a lo cotidiano'