Junta

El 94,6% del capital de Abbey National aprueba la venta al Santander

Los accionistas del Abbey aprobaron ayer la venta de la entidad británica al Santander, que ha ofrecido 13.400 millones de euros. La operación recibió el respaldo del 94,6% del capital de Abbey, aunque sólo el 64,83% de los accionistas presentes y delegados en la junta votaron a favor.

Caos total en la junta extraordinaria de Abbey celebrada ayer en Londres para aprobar la fusión del sexto banco del Reino Unido con el Santander. El centro de Congresos de Wembley retumbó durante más de cuatro horas con abucheos, insultos, gritos de fraude y petición de dimisiones.

Pero estos abucheos no impidieron que como estaba previsto, los accionistas de Abbey aprobaran su venta de la entidad británica al Santander, tras una junta extraordinaria que se prolongó cuatro horas.

En ella, el 64,83% de los accionistas presentes y delegados votaron a favor de la opa del Santander, mientras que el 35,17% se manifestó en contra. Esto supone que el 94,6% del capital votó a favor frente al 5,4% que se opuso. Todos ellos pequeños accionistas (más de mil) que hicieron resonar el auditorio con protestas contra la plana mayor de Abbey, y muy especialmente contra su presidente Lord Burns.

Representantes de una asociación ligada con Pérez Escolar criticaron la oferta

El día anterior la autoridad reguladora británica Financial Services Authority (FSA) dio su beneplácito a la opa en un comunicado en el que dijo que 'podría ser útil hacer constar que no veía obstáculos materiales' que impidiesen la oferta del Santander. Un mes antes la Comisión Europea también autorizó la opa del Santander, al considerar que la operación no planteaba problemas de competencia. Ese mismo día el HBOS anunció que no iba a presentar una contraoferta por Abbey, despejando así el camino para los planes del SCH.

En total, una veintena de accionistas de Abbey decidieron participar en el turno de preguntas e intervenciones. Entre ellos figuraban dos representantes de la Asociación de Accionistas Minoritarios Independientes del SCH, vinculados a Rafael Pérez Escolar, condenado por el caso Banesto, y cuyo objetivo era enturbiar la junta de accionistas. El primero en subir al podio de los accionistas en el turno de preguntas fue Roy Jasper, comandante jubilado de la RAF, quien lanzó un ataque al consejo del Santander, acusándole de actividades criminales por el caso de las cesiones de crédito. Jasper criticó también la rapidez con la que se había llevado a cabo la operación. 'Me costó más tiempo vender mi casa', dijo. 'Esto es una traición a 150 años de historia de Abbey. ¿Cómo pueden dejar que Abbey caiga en manos de un banco extranjero? Esto va en contra de los intereses de nuestro país'.

Otro accionista, Michael Batchelor, pidió la dimisión de Botín. 'Nos están pidiendo que pongamos nuestra confianza en un extranjero que no se la merece', dijo. Burns, antiguo asesor de la ex primera ministra Margaret Thatcher, respondió que el Banco de España no había dado ninguna indicación de que Botín no fuese una persona honrada e hizo referencia al comunicado positivo emitido por la FSA.

Sobre la rapidez de la operación, Burns explicó que él y el consejero delegado de Abbey, Luc Arnold, conocieron a Botín y Juan Rodríguez Inciarte en marzo, en una reunión celebrada en Londres. 'Una vez acordada y anunciada la propuesta de fusión, había tiempo suficiente para que cualquiera presentase una contraoferta en agosto o septiembre', añadió.

Bolsa: Octavo banco por capitalización bursátil

El Santander se convertirá en el octavo grupo bancario mundial y cuarto de Europa por capitalización bursátil -en torno a 52.800 millones de euros- cuando se ejecute la compra de Abbey el 12 de noviembre. En el momento de anunciarse la oferta de compra, el 26 de julio, el Santander se hubiera situado en la décima posición del mundo, por detrás de Mitsubishi Tokio y Wachovia, pero las caídas en las valoraciones de estas dos entidades han aupado al grupo español a la octava posición del mundo. El banco presidido por Emilio Botín tendrá 6.279,4 millones de acciones una vez ampliado su capital para atender al canje de títulos de Abbey. La Bolsa acogió ayer favorablemente la respuesta de los accionistas de Abbey, al subir su cotización un 0,7 %.

Juicio: El Gobierno reitera que no presenta acusación

El Gobierno reitera que no habrá acusación del Estado contra Botín en el caso de las cesiones de crédito (productos opacos al fisco). En una respuesta parlamentaria a Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds (IU-ICV) afirma que la Abogacía del Estado y la Fiscalía han resuelto no formular acusación porque no ha quedado 'acreditada, razonablemente, la existencia de responsabilidad penal en los directivos del banco'. Mientras, en el caso de las prejubilaciones multimillonarias, la Sección Tercera de lo Penal de la Audiencia Nacional ha iniciado los trámites para el juicio contra el presidente del Santander, el ex copresidente José María Amusátegui y el ex vicepresidente Ángel Corcóstegui por delito societario. En unos meses pondrá fecha.

Satisfacción: Botín dice que es un paso decisivo

El presidente del Santander, Emilio Botín, se mostró muy satisfecho con la 'rotunda aprobación' que la junta de accionistas del Abbey ha dado a la oferta del Santander. Botín, a través de un comunicado aseguró que 'es un paso decisivo para la creación de uno de los mayores grupos bancarios del mundo'.

Botín añadió que esta compra 'es una operación buena para todos: accionistas, clientes y empleados, de Abbey y de Santander'. El presidente del Santander se mostró, además, convencido de que completarán la adquisición en los plazos previstos, es decir, que la compra estará concluida en torno al 12 de noviembre. Ahora sólo falta la aprobación de los accionistas del SCH, cuya junta se celebrara el día 21.