Petróleo

El crudo vuelve a precios máximos en Nueva York pero baja en Londres

El precio del petróleo ha vuelto a cerrar en máximos en el mercado de Nueva York, donde ha llegado a tocar los 55 dólares, mientras que en Londres el §Brent§ha bajado de los 50 y ha quedado a 49,93 dólares.

Los mercados se habían mantenido a la baja hasta última hora, lo que se ha interpretado como reacción a declaraciones tranquilizadoras del presidente de la Reserva Federal de EEUU (Fed), Alan Greenspan.

El presidente de la Fed ha explicado hoy en Washington que la inestabilidad en el precio del crudo continuará aunque ha considerado que probablemente tendrá un menor impacto en la economía que la crisis energética de los 70.

Ha añadido que, descontada la inflación, el actual precio récord en términos absolutos sólo asciende a tres quintas partes del valor que registró el petróleo en febrero de 1981, su punto álgido.

Además, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, ha confirmado hoy, por su parte, que la escalada de los precios del petróleo ha incrementado los riesgos para el crecimiento económico en la eurozona.

Trichet ha reconocido que ha aumentado la incertidumbre con la subida del crudo, aunque destacó que el ritmo de crecimiento en los doce países del euro se mantendrá en el 2,1 por ciento anual, como en los últimos cuatro años.

Pese a esos comentarios, el precio de los contratos para noviembre de Petróleo Intermedio de Texas, de referencia en EEUU, cerró con un incremento de 17 centavos respecto de la sesión anterior y acabó la semana con un nuevo récord.

El crudo ha terminado al precio máximo de 54,93 dólares el barril en Nueva York, después de tocar brevemente en los últimos minutos de sesión 55 dólares, lo que algunos analistas consideran que se debe a que persiste la inquietud sobre la relación entre oferta y demanda.

Sin embargo, el barril de petróleo Brent, de referencia en Europa, ha cerrado en el mercado de futuros de Londres a 49,93 dólares, con una caída de 16 centavos con respecto al cierre de la jornada anterior.

Inquietud en el mercado

El mermado nivel de reservas inquieta a los mercados, que temen que las refinerías no lleguen a producir y almacenar suficiente volumen de combustibles para atender el previsible aumento en la demanda durante la época invernal.

A ello se une en EEUU la preocupación por el prolongado retraso en la recuperación de la producción en el golfo de México, origen de una cuarta parte del total que se extrae en ese país, así como el resto de preocupaciones ya habituales en los mercados: la crisis en Irak y el caso judicial en el que está envuelta la petrolera rusa Yukos.