Laboral

Trabajo propone bajar dos puntos las cotizaciones por desempleo

El Ministerio de Trabajo va a plantear al de Economía y Hacienda una rebaja generalizada de dos puntos de las cotizaciones por desempleo, que pagan empresarios y trabajadores. Trabajo quiere que los cerca de 5.000 millones que se dejarían de ingresar con esta rebaja se costeen con impuestos.

El secretario general de Empleo, Valeriano Gómez, aseguró ayer en el Congreso de los Diputados, que el Ministerio de Trabajo va a proponer, en el proceso de diálogo social, una rebaja generalizada de dos puntos de las cotizaciones por desempleo que pagan empresarios y trabajadores.

Sin embargo, esta propuesta, que representaría un ahorro fundamentalmente para los empresarios de casi 5.000 millones de euros, no quedaría aquí, ya que según Gómez, sería imprescindible que el Ministerio de Economía y Hacienda costeara, con impuestos, lo que se deje de ingresar vía cotizaciones.

Gómez es consciente de que esta propuesta de Trabajo puede encontrarse con una rotunda negativa del ministro de Economía, Pedro Solbes. Pero el responsable de Empleo argumenta que el mejor incentivo a la creación de empleo es 'rebajar la fiscalidad del factor trabajo', o lo que es lo mismo, rebajar las cotizaciones sociales, lo contrario 'carece de sentido', aseguró ayer Valeriano Gómez.

El Gobierno quiere también rebajar dos décimas las cuotas empresariales al Fogasa hasta el 0,2%

'El tipo de cotización por desempleo está ahora sobrevalorado, hacen falta dos puntos menos, con ello se conseguiría el tipo de cotización de equilibrio', añadió.

Dicho esto, explicó que esta rebaja de cuotas tendría que ir acompañada forzosamente de otra medida que obligara al Estado a costear con impuestos generales gran parte de las políticas activas para incentivar el empleo, incluyendo las bonificaciones empresariales a la contratación estable, a las que se destinan anualmente alrededor de 2.000 millones de euros (2.270 millones en 2005), que salen de las cotizaciones por desempleo.

Estas políticas activas son las que se financian ahora con los excedentes de las cotizaciones por desempleo, que desaparecerían si se rebajan los tipos de cotización.

El responsable de Empleo precisó que esta rebaja de cuotas se podría desarrollar de manera progresiva en un plazo de 'cinco o seis años'. Una vez concluido este periodo, el tipo de cotización por desempleo de los contratos estables pasaría del 7,55% actual al 5,55%.

La propuesta de Trabajo en el proceso de diálogo social incluirá también una reforma del modelo de bonificaciones al empleo estable. Propondrán sustituir las actuales bonificaciones porcentuales de las cotizaciones en los contratos estables, por una cantidad fija que se abonaría al empresario dependiendo del tipo de contrato y por un periodo más largo que el de las actuales bonificaciones, que oscilan entre uno y dos años. El objetivo es reducir la tasa de mortalidad de los contratos fijos bonificados, ya que en la actualidad el 35% de ellos se rescinden cuando termina la bonificación.

Gómez también adelantó su intención de proponer otra rebaja, esta de dos décimas, de las cotizaciones empresariales al Fondo de Garantía Salarial (Fogasa), que pasaría del 0,4% al 0,2%.

Tras la rebaja, Gómez aseguró que aún habrá margen para mejorar las prestaciones del Fogasa y facilitar planes de recolocación.