Bolsa

Los bonos basura cotizan al precio más alto en siete años

A falta de oportunidades de inversión, la renta fija corporativa ha despertado el interés de los inversores hasta el punto de que el tipo medio de interés de los bonos de alto rendimiento europeos, conocidos como bonos basura, ha descendido hasta su nivel más bajo de los últimos siete años.

Las pobres rentabilidades que han obtenido los activos tradicionales en los últimos meses han empujado a muchos inversores a aumentar el riesgo de sus carteras en la búsqueda de rendimientos más apetitosos. El mercado de bonos de alto rendimiento, conocido también como high yield, ha recibido un fuerte flujo de inversiones, lo que ha dado lugar a la apreciación de los bonos con el consiguiente descenso de sus tipos de interés.

Los bonos de alto rendimiento, emitidos por empresas, tienen calificación crediticia muy baja. Tanto, que se sitúa por debajo del nivel que las agencias de calificación de deuda -Standard and Poor's, Moody's y Fitch- consideran apto para la inversión. Por ello, las empresas con esta calificación deben emitir su deuda a tipos lo suficientemente elevados como para que el rendimiento compense el riesgo de invertir en ellas.

La recuperación económica global está favoreciendo a este tipo de bono, que se comporta más como el mercado de acciones que como el de deuda pública. El rendimiento medio de las emisiones basura europeas se encuentra en la actualidad en el 7,8%, el nivel más bajo de los últimos siete años, según el índice Euro High Yield Constrained de Merrill Lynch. Estos bonos arrojan en 2004 unas ganancias del 9,23%, frente al 4,76% que ganan la deuda pública o el 5,14% de los bonos de empresa.

También el diferencial medio global de los bonos basura respecto a la deuda pública se encuentra a sus niveles más bajos de los últimos cuatro años, según S&P.

Muchas compañías han aprovechado la caída de los tipos para refinanciar su deuda a rendimientos más bajos. De todas las emisiones high yield realizadas en 2004, unos 12.000 millones, el 43% tenía como finalidad la refinanciación, según datos de SG Asset Management.