Fichaje

Volkswagen ficha al ex número dos de Chrysler para dirigir la marca

Volkswagen confirmó ayer el fichaje del ex número dos de Chrysler, Wolfgang Bernhard, después de dos meses de insistentes rumores en la prensa. El directivo alemán abandonó el grupo DaimlerChrysler en julio, mes en el que se hizo público que el puesto que le estaba reservado -el de presidente de Mercedes Benz- iba a recaer en Eckhard Cordes. Tras su partida se desencadenó un aluvión de noticias en prensa que situaban a Bernhard tanto en Volkswagen como en General Motors.

En principio, el directivo bávaro, de 44 años de edad, no recibirá la responsabilidad de ningún área. Sin embargo, a partir de 2006 se convertirá en el nuevo director de la marca Volkswagen, -que aporta el 53% del beneficio-, en sustitución del presidente de la compañía, Bernd Pischetsrieder. Para entonces, Pischetsrieder prevé haber concluido la desconcentración de las marcas.

'Nos alegramos mucho de haber logrado con Bernhard la contratación de un conocedor del mercado y un experimentado gestor de empresas automóvilísticas', aseguró ayer Pischetsrieder en un comunicado. Con Bernhard, Volkswagen gana algo más. El directivo se ganó fama de reorganizador en su época al frente del deficitario fabricante Chrysler. En los cuatro años que estuvo en la marca, la recondujo a beneficios después de recortar 34.000 empleos y cerrar algunas fábricas Precisamente, algo que busca la compañía alemana. Ayer, Pischetsrieder volvió a advertir a la plantilla, con la que negocia en la actualidad el nuevo convenio en Alemania, de que no realizará nuevas inversiones en Alemania, a menos que las plantas produzcan con costes que permitan aumentar la competitividad en EE UU y en el Sudeste asiático. VW ha perdido beneficio en los seis últimos trimestres.

En cualquier caso, después de haber vivido tres años mediocres, Volkswagen espera levantar cabeza en 2005, año en el que prevé una mejoría de su beneficio operativo, según afirmó ayer el responsable financiero Hans Dieter Poetsch.

Estas noticias contribuyeron ayer que la acción repuntase un 7,9%, su máximo desde el pasado mes de enero de 2003.