Demanda

Los promotores constatan que la fuerte demanda de pisos continúa en alza

La demanda de casas no ha remitido y los precios tampoco han bajado. Promotores y constructores presentes en la feria de Barcelona aseguran que el ritmo de ventas sigue siendo 'frenético'.

El sector goza de la misma salud robusta que hace un año, en plena efervescencia de lo que se ha dado en llamar la 'burbuja inmobiliaria'. Los promotores y constructores presentes en el salón inmobiliario de Barcelona (Meeting Point), que han celebrado diversas conferencias con el título 'El estado de la vivienda en España', aseguran que nada ha cambiado, y la demanda sigue estando en lo más alto.

La feria era ayer un hervidero de visitantes, que, arrastrando cientos de folletos en bolsas de plástico, recorrían los pasillos en busca de pisos. La afluencia de gente pilló de improviso a los organizadores y desbarató las previsiones de algunos de que este año la demanda iba a decaer.

De hecho, los dos primeros días de la feria (que comenzó el lunes), los pasillos se veían casi vacíos y los responsables de los stands se paseaban de brazos cruzados por el salón. Pero ayer, más cercano el fin de semana, el panorama cambió, poniendo de manifiesto que la demanda de pisos sigue siendo fuerte.

Algunas inmobiliarias, influidas sin duda por los augurios pesimistas de hace unas semanas, se han apoyado en jugosas promociones para estimular las ventas. Es el caso de Metrovacesa, que anunciaba su oferta en un enorme stand en el centro del salón dirigido al gran público. 'Si compra un piso hasta el domingo, tendrá 3.000 euros de descuento'.

El gancho ha surtido efecto, y cientos de potenciales compradores se han interesado por alguna de las 19 promociones que la compañía tiene a la venta en Cataluña. 'En tres días, se han vendido 18 casas', confirmó Luis Martel, director comercial de la inmobiliaria. 'Si el ritmo sigue así, superaremos con creces los resultados de ferias más grandes como la de Madrid'.

Otras empresas han optado por seguir la misma línea que Metrovacesa y han estimulado la demanda con gangas. Ferrovial, por ejemplo, ofrece el 'plan amigo': cheques regalo de El Corte Inglés por valor de 1.500 euros a quien tenga ya un piso de la inmobiliaria y convenza a un amigo para comprar otro.

Hasta ayer, los responsables de esta compañía confirmaban que el ritmo de ventas estaba siendo 'excelente', a una media de cuatro por día. Había gente que llamaba desde el stand a algún conocido para que se pasara por allí, 'y luego nos repartimos los cheques regalo'.

Pero la vivienda, hoy por hoy, no necesita apoyarse en promociones. Tanto las inmobiliarias más grandes como las de menor tamaño están consiguiendo resultados excelentes. 'Las ferias sirven para darle más velocidad a la venta', afirma Oscar Martín, director de una comercializadora de Vallehermoso. 'Pero si la demanda es fuerte, no hace falta marketing'.

Esta inmobiliaria calcula que a final del Meeting Point, que empezó el lunes y dura hasta el domingo, se habrán parado en el stand 700 personas. Al contrario que Metrovacesa y Ferrovial, Vallehermoso prefiere recopilar los datos de los futuros clientes y remitirlos a las oficinas de venta para que sean los comerciales luego quien se encarguen de cerrar la transacción.

Mientras tanto, los visitantes parecen encantados con la posibilidad de ver cientos de casas e imaginarse su futura vivienda entre las minúsculas maquetas. Al haber desaparecido prácticamente de los puntos de venta el concepto de 'piso piloto', los potenciales clientes toman la maqueta como una referencia segura de lo que va a ser la promoción, aunque la mayoría de las veces el resultado, cuando la casa está terminada, suele ser muy diferente.

Otra innovación que ayer atrajo a multitud de curiosos y arrancó algún que otro contrato fue una idea de la inmobiliaria Obrissol, que ha fabricado en el stand un pequeño trenecito al estilo de los parques temáticos que recorre un túnel en el que se ha recreado el futuro piso.

Con lo que no cuentan los visitantes es con el hecho de que las medidas son 'aproximadas'. Es decir, es muy probable que los amplios pasillos que recorre el tren se recorten a la mitad cuando la construcción esté terminada.

Marcar precios

Los promotores han pedido al Gobierno, dentro de la serie de conferencias que se celebra en el Meeting Point, que la anunciada política de la ministra de Vivienda, tendente a aumentar la VPO, no debe servir 'para presionar a la baja los precios de la vivienda libre'.

Aumentan los inversores

Lo han detectado muchos promotores con presencia en el Meeting Point: cada vez hay más clientes que compran pisos por inversión. Y no son fondos extranjeros, sino personas individuales con ahorros que consideran el ladrillo una excelente inversión, a pesar de las predicciones de que 'la burbuja' se puede pinchar.

'Este nuevo tipo de inversores españoles suele comprar entre dos y cuatro unidades de cada promoción', afirma Oscar Martín, de Vallehermoso. Lo que más les interesa, además, son las promociones turísticas, sobre todo en zonas costeras. 'Compran como si fuera para ellos', afirma Martín. 'Por eso cuidan mucho sus inversiones y quieren los mejores pisos'. La aparición de estos pequeños inversores inmobiliarios ha hecho, según este promotor, que la demanda siga subiendo.

Los precios, sin remitir

Los precios parecen influir poco en la demanda de pisos, a juzgar por lo que se está viviendo en el salón inmobiliario de Barcelona. Las casas siguen revalorizándose mes a mes, en los barrios más céntricos y en los más apartados, en poblaciones industriales y en zonas costeras.

Pero, paradójicamente, ese hecho espolea la demanda.

En Barcelona, los precios de los pisos más céntricos están prácticamente al mismo nivel que en Madrid. Un apartamento de dos dormitorios y 70 metros cuadrados en una zona media-alta de la ciudad condal cuesta de promedio unos 320.000 euros, después de consultar varias promociones. En la capital, los precios están al mismo nivel, unos 4.500 euros por metro cuadrado. En zonas como Terrasa, un piso del mismo tamaño costaría unos 223.000 euros.