Operador neutro

Cataluña prepara una operadora pública de telecomunicaciones

La Generalitat de Cataluña se apoyará en Red Eléctrica de España (REE) para crear un operador público de telecomunicaciones e introducir competencia en las zonas de Cataluña donde sólo hay un operador, según ha explicado el director del Centro catalán de Telecomunicaciones, Jordi Bosch. El proyecto se basa en un operador neutro que sigue el concepto nórdico, donde diversos operadores comparten la misma red de fibra óptica y el usuario puede escoger entre varios proveedores.

Bosch explica que la administración creará en 2005 un gestor de infraestructuras que actuará como ¢un operador neutro donde integraremos la red de fibra óptica de la Generalitat. La creación de este nuevo gestor de infraestructuras de telecomunicaciones está ya previsto "en el nuevo Plan de Infraestructuras de Telecomunicaciones¢, que el gobierno de Maragall prevé tener listo en diciembre.

"La partida presupuestaria que necesitará este gestor de infraestructuras en el Presupuesto del 2005 podría rondar los 90 millones de euros, pero son cifras que todavía se están discutiendo", ha precisado Jordi Bosch, quien ha especificado que estos fondos se destinarán a conectar las diversas redes que integre y utilice la nueva operadora pública.

El proyecto sigue el concepto desarrollado en la zona de Estocolmo, donde diversos operadores comparten la misma red troncal de fibra óptica y el usuario individual puede escoger entre varios proveedores. "De hecho el operador neutro dependería de este gestor de infraestructuras y serviría para establecer y compensar los servicios que se ofrecen al usuario", según Bosch.

Más de 13.000 kilómetros de fibra óptica

REE, que colaborará en el proyecto de la Generalitat, cuenta con una infraestructura de más de 13.000 kilómetros de fibra óptica iluminada con tecnología DWDM de última generación, de las que cerca de 2.000 kilómetros están en Cataluña. A la fibra de REE en Cataluña se le sumaría la de la administración autonómica -cerca de 300 kilómetros- y la de Ferrocarriles de la Generalitat -que tiene otros 200 según estimaciones del sector-.

Las conversaciones entre la Generalitat y REE se han llevado a cabo a través de Albura, la filial que ofrece servicios de banda ancha y de comunicación de datos dirigidos a operadores de telecomunicaciones, proveedores de acceso, empresas y administraciones. Además, gracias al apoyo de Localret, ¢los ayuntamientos de Cataluña aportarán a este nuevo gestor de infraestructuras sus redes de fibra, por lo que esperamos que la mayoría de infraestructuras de este nuevo ente gestor sea de titularidad pública", señala el responsable del Centro de Telecomunicaciones, que justifica este nuevo ente gestor porque "no va a tirar fibra en el área metropolitana, pero sí lo hará en aquellas zonas sin competencia en banda ancha porque sólo llega un operador".

Ataque a Telefónica

La buena receptividad de REE contrasta con la indiferencia con la que han recibido el lanzamiento del nuevo operador los principales titulares de fibra óptica en Cataluña, que son empresas de servicios de la órbita de La Caixa. Bosch reconoce que "estas empresas no nos han dado respuesta" pero señala que "siempre podrán sumarse al proyecto si están interesadas".

La dirección de Telefónica, por su parte, considera que la creación de una operador neutro en Cataluña es un ataque a su compañía. Por el contrario, otros operadores con redes de fibra óptica como Auna o Colt han optado por "esperar y ver", en palabras de Jordi Bosch, para decidir qué postura tomar ante este operador público.