Derivados

Limitar pérdidas con opciones

Los mercados siguen moviéndose en un rango muy estrecho sin tomar una tendencia clara, a la espera de la celebración de las elecciones estadounidenses. Siguen existiendo muchas incertidumbres a nivel global como son la evolución del precio del crudo o la ralentización de las primeras economías mundiales, pero a pesar de ello aunque los mercados no estén rompiendo al alza se mantienen fuertes y con volumen.

Esta semana vamos a plantearnos qué puede pasar si tenemos una cartera de acciones. En este caso las expectativas son alcistas al plazo que nos hayamos planteado la inversión, pero el riesgo que estamos asumiendo es precisamente que ocurra lo contrario, que en el contexto actual podría ser que, una vez resueltas las incertidumbres del corto plazo, el mercado reaccione a la baja con fuerza.

Lo primero que tenemos que decidir es cuánto estamos dispuestos a perder y si consideramos que a pesar de todo nuestras expectativas a más largo plazo siguen siendo alcistas.

Pagando una prima en un momento determinado sabemos que a partir del nivel de caída fijado ya no perdemos más pero seguimos logrando beneficios en caso de subida

Las opciones financieras nos dan la posibilidad de limitar las pérdidas sin tener que vender parte o la totalidad de la cartera, de tal forma que pagando una prima hoy sabemos que a partir del nivel de caída que hayamos establecido ya no perderemos más, pero que seguimos obteniendo los beneficios en caso de subida.

Veamos con números reales las ventajas e inconvenientes de hacer esta cobertura. Para simplificar los cálculos suponemos que sólo tenemos acciones de un valor, por ejemplo 1.000 acciones de Telefónica y que actualmente están cotizando a 12,17 euros por acción, por tanto tenemos una inversión de 12.170 euros. Y vamos a suponer que estamos dispuestos a asumir una pérdida del 7,5%, que equivale a una cotización de Telefónica de 11,26 euros por acción y a 910 euros (11,26 - 12,17) x 1.000 acciones. Pero que no queremos asumir más pérdidas si el valor cae más de un 7,5%.

Acudiendo al mercado de opciones sobre Telefónica encontramos que comprando 10 opciones put de diciembre con precio de ejercicio 11,5 y una prima de 0,23 euros por opción (con un mutiplicador de 100) conseguimos nuestro objetivo ya que nuestra pérdida máxima será de 900 euros (11,5 - 12,17 - 0,23) x 10 x 100, un 7,40% de nuestra inversión.

Vamos a comparar ahora los resultados de la cartera sin cobertura con los de la cartera con cobertura para un movimiento de mercado del 15% tanto de subida como de bajada.

Para una cotización de Telefónica de 10,34 euros por acción (-15%): la cartera sin cobertura perdería 1.830 euros (10,34 - 12,17) x 1.000 acciones, un 15% de la inversión actual; la cartera con cobertura perdería 900 euros como hemos visto anteriormente (11,5 - 12,17 - 0.23) x 10 x 100, un 7,4% de la inversión.

Para una cotización de Telefónica de 14 euros por acción (+15%): la cartera sin cobertura ganaría 1.830 euros (14,00 - 12,17) x 1.000 acciones, un 15% de nuestra inversión actual; mientras que la cartera con cobertura ganaría 1.600 euros (14,00 - 12,17 - 0.23) x 10 x 100, un 13,15% de la inversión.

La conclusión es que en ocasiones nos puede compensar pagar un coste conocido y fijo a cambio de no asumir pérdidas mayores de las que queremos o nos podemos permitir. En este ejemplo, pagando una prima que no llega al 2% de nuestra inversión podemos lograr un ahorro importante (un 7,60% en el ejemplo) en caso de que el mercado se comporte al contrario de lo que esperábamos.