Fondos

Latinoamérica, terreno favorito para los fondos

Uno de los segmentos más interesantes de la inversión en fondos este año es el de Latinoamérica, un escenario bien conocido por los gestores españoles de fondos de inversión dada la estrecha vinculación económica y empresarial que existe entre España y esta zona. Los resultados cosechados este año por los fondos españoles en la zona están de nuevo a la altura de las expectativas: más de una docena presentan ganancias superiores a los dos dígitos y algunos se acercan al 17% de ganancia anual. Un conjunto tan favorable de rentabilidades no se encuentra en estos momentos en ningún otro segmento del mercado de fondos. æpermil;sta es, además, la segunda edición de un éxito. Ya en 2003 los fondos de renta variable especializados en Latinoamérica lograron ganancias considerables, superiores al 30% en un buen número de casos.

Pero este año hay una diferencia. Las ganancias que están cosechando los fondos en Latinoamérica les otorgan claramente el liderazgo, lo que no sucedió el año pasado. Las perspectivas económicas siguen siendo muy favorables en la región.

Marc Wenhammer, gestor de uno de los fondos más antiguos de la zona y que este año presenta una de las mejores rentabilidades del grupo, explica lo que significa invertir en este tipo de fondos. 'Esencialmente, invertir en Latinoamérica es invertir en México y en Brasil. Ello se debe principalmente al tamaño de sus economías y a la existencia de empresas con buen tamaño y de calidad, que ofrecen buenos vehículos de inversión. También influye el desarrollo regulatorio e institucional del país, un aspecto en el que es necesario citar además a Chile, pionero en este tema. El bajo peso de Venezuela se debe a la falta de apertura a inversores y a la escasez de empresas idóneas. El caso de Argentina, una economía grande pero que apenas tiene presencia en los índices y en los fondos, refleja los efectos de la crisis económica que golpeó a este país y a la baja de muchas empresas en las Bolsas'.

Las economías y las empresas están más saneadas, mejor gestionadas que en el pasado, y eso hace que estos países presenten una menor vulnerabilidad al entorno global

Las rentabilidades de 14 fondos de inversión especializados en esta región superan este año los dos dígitos y en algunos casos se acercan al 17% de ganancia anual

El momento para invertir en Latinoamérica está siendo apropiado desde hace año y medio. Y parece que va a seguir así en los próximos meses, según estima la mayoría de los gestores. En septiembre, los fondos han mantenido su progresión en rentabilidad gracias a los buenos resultados de las Bolsas, en especial la de México. 'Estamos animados por los signos de aceleración de la actividad económica en la región y esperamos el consecuente aumento de los beneficios acompañados por atractivas valoraciones que consoliden el mercado latinoamericano en la segunda mitad del año', afirma James Gotto, gestor del fondo de Schroder Latin American, uno de los más importantes de la zona.

'Los mercados latinoamericanos están creciendo más que los mercados emergentes y que los mercados desarrollados. Brasil se está beneficiando de sólidos datos económicos', afirma Gotto al referirse a la principal economía latinoamericana, cuyo peso en el índice bursátil más representativo, el Morgan Stanley Latam, es del 45,9% frente al 35,9% de México y el 10,7% de Chile. Argentina apenas representa un 2,9% de este índice, lo mismo que Perú. Venezuela apenas alcanza el 0,9%. Estas ponderaciones de las economías de la zona en el principal índice tienden a reflejarse de forma simétrica en los fondos de inversión que invierten en este área. Brasil y México representan, por lo tanto, el 80% del interés económico de la zona.

'La región ha sido capaz de recuperarse a pesar del fuerte varapalo de la primavera, cuando la amenazante desaceleración de China afectó con fuerza a estos mercados, así como los riesgos derivados de los aumentos de tipos de interés, sobre todo para la deuda externa de Brasil', explica Consuelo Blanco, de SCH Gestión, la gestora que mayor número de fondos tiene en esta zona bajo gestión, cinco en total. 'El sector externo ha ayudado mucho y la demanda interna parece estar recuperándose. Además, la aplicación de medidas ortodoxas por parte de los bancos centrales ha dado mayor confianza a los inversores, lo que se ha traducido en una menor volatilidad de los tipos de cambio y una reducción de los riesgos soberanos en muchos de estos países. En algunos de ellos ha habido incluso avances en reformas clave. Para la segunda mitad del año somos optimistas', concluye Blanco.

El panorama de inversión es muy favorable -señala Marc Wenhammar-. 'Las empresas y las economías están saneadas, los países (con alguna excepción) han seguido progresando en sus reformas estructurales y en gestión de las economías, reduciendo su dependencia de la deuda externa y presentan ahora una menor vulnerabilidad al entorno global. El entorno de elevada liquidez y de tipos bajos a nivel global ha favorecido a estas economías y el regreso a un crecimiento global sincronizado debería permitirles mantener el rumbo'. 'Creemos que las rentabilidades de los mercados van a seguir siendo positivas los próximos meses', concluye el gestor del fondo.