Carlos Arroyo

'Un ejecutivo inseguro es un peligro'

Sabe de másters. En su currículo anota un máster en Periodismo (Universidad Autónoma-El PAÍS), en Recursos Humanos (Instituto de Empresa) y un programa de Desarrollo de Directivos en el IESE.

Dirige Santillana Formación España, empresa del Grupo Prisa que concentra su actividad en la formación de profesionales a través de internet, con programas que combinan las nuevas tecnologías con las clases presenciales y a la medida de las empresas. Carlos Arroyo, licenciado en Ciencias de la Educación, nació en Andújar (Jaén), hace 46 años, y es además el máximo responsable del Instituto Universitario de Posgrado (IUP), empresa creada para impartir másters a través de internet, certificados por la Universidad Autónoma de Barcelona, la Universidad Carlos III de Madrid, la Universidad de Alicante y Santillana Formación.

Pregunta. ¿Qué perfil tiene el alumno que decide estudiar un máster?

'El trabajo hay que enfocarlo hacia una visión global de la empresa y hacia el equipo'

Respuesta. El 50% son directivos o mandos intermedios y el 90% son profesionales con experiencia. Fundamentalmente, son directivos o futuros directivos con necesidad de cambio.

P. ¿Qué tipo de formación demandan este tipo de profesionales?

R. La mayoría tiene un déficit en habilidades directivas para configurar equipos, para comunicarse, para motivar. Se desatienden, por la propia dinámica del trabajo, las relaciones humanas. No se sabe trabajar en equipo y esto proviene de los niveles educativos. En la Universidad, por ejemplo, no se propicia que los alumnos trabajen en grupo.

P. ¿Por qué esa resistencia de los ejecutivos al trabajo en equipo?

R. Reconocer las propias debilidades es muy difícil porque se trata de suplirlas con las fortalezas de otros. Eso conlleva reconocer los puntos fuertes de los subordinados. Para todo ello se requiere una apertura de mente, para la que creo que los directivos no están preparados. No el que más manda tiene siempre la razón. Saber rodearse de los mejores es admirable. Se necesitan personas capacitadas para enfocar el trabajo según la estrategia de la empresa sin renunciar a la faceta critica. Cuando entra en juego la jerarquía, malo. Un ejecutivo con inseguridad es un peligro porque no reconoce la valía de otros, sólo se rige por criterios de imposición. La transparencia es clave para la gestión.

P. Gestionar el talento debe ser complicado.

R. El buen profesional debe saber armonizar las competencias sociales con las personales. Debe saber comunicarse, facilitar que la información fluya entre los distintos departamentos, saber crear equipos y a su vez que los profesionales que los componen sepan formar sus propios grupos de trabajo. Hoy día, las personas tienen muchas dificultades para relacionarse y en las empresas hace falta gente que aporte. Profesionales con inseguridad y con un sentido acusado de la territorialidad son un peligro. Gestionar a mediocres puede ser más fácil, pero eso también repercutirá en el trabajo del directivo. Entre inteligentes siempre se puede dialogar. Me preocupa muchísimo el sentido de la territorialidad.

P. ¿Me lo explica?

R. El trabajo hay que enfocarlo hacia una visión global de la compañía y hacia el trabajo codo con codo con el resto de los profesionales. Las heroicidades individuales están muy bien, pero en la empresa modera esto no es válido. El liderazgo, más análisis y capacidad de diálogo, es una buena base. Un máster digital favorece todo eso porque supone un constante diálogo con personas de diferentes culturas y profesiones. Supone una gran riqueza multicultural que aporta mucho y sirve para ampliar horizontes y establecer relaciones.

P. ¿Qué busca el alumno que estudia un máster a través de internet?

R. Lo que ofrecemos es calidad científica, de contenidos, de certificación por tres universidades públicas y el Instituto Universitario de Posgrado. La metodología que empleamos es muy práctica y está enfocada a que el alumno trabaje día a día con flexibilidad geográfica y temporal. Tenemos alumnos de 30 países y eso es muy enriquecedor porque, además de favorecer la generación del conocimiento, se establecen relaciones personales. No se trata de una metodología fría, sino de bastante calidez.

P. Cuesta creer que las relaciones a través de la red sean cálidas.

R. Puede parecerlo, pero no es así. Los alumnos participan en foros y videoconferencias, tienen mucho contacto y aquí no se da el factor timidez que puede existir en los cursos presenciales. Los trabajos son cooperativos y nunca tienes la sensación de que estás solo. Siempre hay un tutor que sigue y persigue al alumno. Las respuestas del profesor le llegan al alumno en un máximo de 48 horas, que siempre es menos porque los tutores tienen la habilidad de saber de antemano las posibles dudas de los alumnos y responder de forma inmediata.

'Un máster digital ayuda al profesional a ser más innovador'

Es de esos ejecutivos que cree en lo que hace. Carlos Arroyo está convencido de que con un máster se apuntala la carrera de todo profesional. Alega varias razones: 'Se refuerzan las destrezas comunicativas y de dirección, pero si además realiza un máster de calidad a través de internet estamos ante un profesional experto en nuevas tecnologías'. En este sentido, añade que no tener, en estos momentos, conocimientos tecnológicos supone una merma profesional. 'Una persona que se atreve a estudiar un máster digital demuestra tener capacidad de innovación y para asumir riesgos, poca resistencia al cambio y una visión global. A veces, importa saber hacer las cosas más que hacer las cosas', explica Arroyo.

El Instituto Universitario de Posgrado (IUP) impartirá este curso un abanico de másters online, que incluyen: Administración de Empresas (MBA), Periodismo Digital, Nuevas Tecnologías Aplicadas a la Educación, Edición, Finanzas, Dirección Estratégica y Gestión de la Innovación, Dirección Comercial y Marketing y Dirección y Gestión Turística.

Por su parte, Santillana Formación ofrece másters en Empresas Radiofónicas, en Empresas e Instituciones Culturales, en Empresas de Televisión y en Propiedad Intelectual.