FMI

Rato cree en la recuperación mundial pese a la escalada del precio del petróleo

Rodrigo Rato lanzó el viernes un mensaje tranquilizador sobre la evolución de la economía mundial. El director del Fondo Monetario Internacional (FMI) cree que continuará la recuperación económica a pesar de los riesgos evidentes que se ciernen sobre la coyuntura.

'La economía mundial está en un año de recuperación. Todos los países del mundo prácticamente sin excepción están creciendo, y más que el año anterior, lo mismo harán el que viene', indicó a la Cadena Ser, recalcando que puede superarse la previsión de crecimiento mundial efectuado por el propio Fondo en abril (4,6%). 'Eso no quiere decir que no haya riesgos, pero incluso los riesgos como la subida de los tipos de interés o el alza del petróleo se están absorbiendo por los países con mucha más capacidad que hace 5 o 10 años', matizó.

Este optimismo no es compartido por altos directivos como John Browne, presidente de la petrolera BP (una de las más importantes del planeta) quien el viernes subrayó que la era del petróleo barato (los años 90) puede haber acabado. El barril de crudo Brent, de referencia en Europa, se cotizaba el viernes por encima de los 41 dólares, muy lejos de los 25 dólares de hace sólo un año.

Superávit argentino

Por otra parte, Rato se refirió también al gobierno argentino, al que arengó para que su política presupuestaria aporte confianza a los mercados. El Ejecutivo de Néstor Kirchner acaba de enviar al Parlamento el proyecto de presupuesto para 2005, que incluye un moderado crecimiento económico (4%), un nivel de disciplina fiscal similar al de 2004, y un refuerzo del gasto social y la inversión. El texto prevé una inflación del 7,9% y un tipo de cambio similar al actual (3,05 pesos por dólar).

El superávit fiscal primario estimado (sin el pago de intereses de la deuda) alcanza el 3,2% del PIB, por encima del 3% previsto para 2004, pero menor que el objetivo reclamado por el FMI, que exige que el ahorro público alcance el 5%. No obstante, el FMI aceptó el viernes la petición Kirchner para prorrogar el vencimiento de la deuda pública, valorada en 1.000 millones de dólares, hasta 2005.