CincoSentidos

Cada española gasta 68,8 euros al año en lencería

Suspenso en seducción. La mujer española es conservadora y austera en sus hábitos de consumo, preferencias y gustos de moda íntima, según un estudio encargado por la Asociación de Moda Íntima y Moda Baño Francesa. Un gasto medio de 68,8 euros al año en corsetería la sitúan a la cola de Europa, por detrás de inglesas (119 euros), francesas (100 euros), alemanas (80 euros) e italianas (78 euros).

El armario típico de la mujer española la define como clásica y tradicional. El 87,5% de las encuestadas -el estudio se ha hecho sobre una muestra de 1.000 mujeres con edades comprendidas entre 25 y 45 años- lleva asiduamente sostén, la mayoría (92%) con aros y de corte clásico (73%). Prendas más atrevidas como los sujetadores push-up, que aumentan el volumen del pecho, o los balconet, que los realzan, sólo son utilizados por la mitad de las mujeres encuestadas. Un apunte de poca sofisticación de las españolas es que sólo el 2% utilice liguero de forma regular.

Las más jóvenes prefieren el tanga. Seis de cada diez mujeres entre 25 y 35 años prefieren esta prenda, mientras que cinco de cada diez con edades comprendidas entre 35 y 45 años se decantan por el bikini y tres de cada diez, por el culote. La lencería que compran es sobre todo blanca (24%) y negra (25%), de lycra (48%) y de algodón (31%).

La edad también condiciona el gasto en moda íntima. El segmento entre 25 y 30 años invierte hasta 50 euros en cada compra, mientras que por encima de esta edad, el gasto se sitúa entre 50 y 100 euros. El estudio revela que las españolas renuevan sus prendas íntimas cada temporada, la mayoría compra sola y únicamente el 26% cuenta con la opinión de su pareja.

La tendencia mayoritaria en el segmento más joven es comprar en franquicias (50%), mientras que a medida que aumenta la edad se observa una tendencia progresiva hacia las tiendas especializadas. Uno de los problemas detectados entre las mujeres españolas es que desconocen su talla, precisamente porque no consultan con los dependientes, que son los especialistas. El estudio pretende demostrar la importancia para la salud de una correcta sujeción del pecho, a lo que contribuye una lencería de calidad.