Incidentes

La jornada de protesta de Izar acaba con siete trabajadores y dos policías heridos en Cádiz

Las protestas de los trabajadores de las factorías gaditanas de Izar en San Fernando y Puerto Real, con motivo del paro convocado hoy en todos los astilleros públicos españoles, colapsaron las dos entradas a Cádiz e interrumpieron el tráfico ferroviario en la bahía. Los enfrentamiento con la policía se han saldado con siete trabajadores y dos agentes de policía heridos en el Puente Carranza, que fue cortado por los empleados desde las ocho de la mañana hasta pasado el mediodía.

Asimismo, los trabajadores de Sevilla han cortado la esclusa del puerto y han comenzado una manifestación que llegará a la sede de la Presidencia de la Junta. Un millar de trabajadores de Izar-San Fernando celebraron una asamblea en la calle a las 7.30 de la mañana en las inmediaciones de la antigua carretera N-IV, a la altura de la factoría, y cortaron el tráfico.

Al acto se unieron casi 1.500 personas entre empleados vinculados a los astilleros y sus esposas y familiares. Para cortar la vía, los trabajadores usaron farolas, barricadas de fuego, carritos de la compra, ladrillos y cadenas. Asimismo, la vía férrea que une todos los municipios de la bahía de Cádiz fue cortada a la altura de San Fernando.

Enfrentamientos y heridos

El Puente Carranza, que da acceso a Cádiz desde Puerto Real, fue cortado por los trabajadores de Izar-Puerto Real desde las 8 de la mañana y hacia las 9.30 la Policía intervino para despejarlos porque habían llegado hasta la torre del control que está en el centro del puerto. En los enfrentamientos dos policías y siete trabajadores resultaron heridos. Según la Subdelegación del Gobierno, los dos agentes tuvieron que ser trasladados en ambulancia al Hospital Puerta del Mar de la capital a consecuencia de las heridas que les produjeron los tornillos y bolas de acero que lanzaban los trabajadores.

Por su parte, fueron siete los trabajadores heridos leves en los incidentes, en los que la policía utilizó gases lacrimógenos y pelotas de goma, según ha indicado el secretario del comité de empresa de los astilleros de Puerto Real, Francisco Caro.

Otras movilizaciones

Las movilizaciones se reprodujeron en todos los centros de trabajo de la compañía con el fin de exigir soluciones no traumáticas para el sector. Así, los cerca de 3.000 trabajadores de Izar Ferrol y los más de 1.000 de Izar Fene recorrieron las calles de Ferrol hasta llegar a la plaza del Ayuntamiento, donde los presidentes de los comités de empresa exigieron un plan de viabilidad que garantice la continuidad de los astilleros del grupo.

Alrededor de 3.000 personas acudieron en Sestao (Vizcaya) a la manifestación de apoyo a los trabajadores de La Naval, que reclamaron carga de trabajo para el astillero y su continuidad como "empresa pública" dentro del Grupo Izar. A las casi 2.000 personas, entre trabajadores y ciudadanos, que iniciaron la marcha en la factoría, se unieron progresivamente, y a pesar de la persistente lluvia, un millar más hasta llegar al fin de la manifestación en la Plaza Central de la localidad vizcaína. Bajo el lema 'Astilleros, solución. Carga de trabajo para La Naval', los trabajadores desfilaron sin incidentes, en un acto que contó con representantes de la clase política vasca, además de los sindicatos UGT, CC.OO., CAT y ELA. Así, destacó la presencia el consejero de Vivienda y coordinador de Ezker Batua, Javier Madrazo.

En Manises (Valencia), más de cuatrocientos trabajadores directos e indirectos de la planta de Izar, trescientos según fuentes policiales, han marchado pacíficamente desde la sede de la factoría hasta el Ayuntamiento de Quart de Poblet.

También en Gijón unos doscientos trabajadores de Izar marcharon por las calles de la ciudad, quemaron una barricada de neumáticos y se concentraron en la Plaza Mayor para exigir al Gobierno un plan de viabilidad que garantice la continuidad de los astilleros civiles del grupo en el sector público. La protesta se desarrolló sin incidentes con las fuerzas de seguridad a partir de las 10.30 horas cuando comenzó un paro de actividades de dos horas en la factoría y finalizó después de una reunión de los representantes sindicales con la alcaldesa, Paz Fernández Felgueroso, y con los portavoces de los grupos municipales.